jueves, 9 de octubre de 2008

PADRE DANKO PERUTINA VISITA PANAMA


El Vicario Parroquial del Santuario de María Reina de la Paz de Medjugorje hace algunas revelaciones en Radio María de Panamá.

Visita Panamá, en un viaje rápido, el padre Danko Perutina, vicario parroquial del Santuario de María Reina de la Paz de Medjugorje, porque tiene que viajar a otros países latinoamericanos.
El padre Perutina viaja desde Medjugorje, con una intérprete, y se han presentado este lunes, siete de octubre, en Radio María, en la capital panameña.
Abordado por el presbítero Francisco Verar, el padre Perutina se ha referido a los videntes de Medjugorje, a los mensajes de la Virgen y a ésta, la Madre de Cristo.
Son seis videntes, a los que se les ha aparecido la Virgen, con un mensaje de paz y de sanación. Ellos también tienen sus problemas de gente normal, pero se han dedicado a difundir los mensajes de la Virgen – señala el padre Perutina -.
No todos los videntes viven en Medjugorje. Una de las videntes vive en Italia y uno de los varones, Iván Dragicevic, en Estado Unidos. Otros miembros aún permanecen en Medjugorje.
El padre Perutina habló también sobre los mensajes de la Virgen. La paz, la conversión, la fe, la Santa Misa, el ayuno y la oración, son algunos de los tópicos aludidos en éstos.
Se ha hecho referencia a la conversión, y se ha dado el ejemplo, de la conversión de San Pablo. Sobre la fe se dijo que el 80 por ciento de nuestras vidas se basa en la fe. Es un asunto común, del diario vivir, según el padre Perutina.
Sobre la confesión también se dijo algo. A través de la confesión se evoca a la conciencia. Algunos dicen: "Padre, tengo que confesarme". Hay personas que dicen que nada es pecado, que Dios es amor. Al respecto de esta última idea, agrega el padre Perutina, que en efecto, “Dios es amor, pero también es justicia”.
Cuestionado por el reverendo Verar, el padre Perutina se ha referido al rezo. “Reza bien el que reza mucho”, dice el presbítero, que es en la actualidad, uno de los sacerdotes que atiende el templo de María Reina de la Paz, en Medjugorje.
Sobre las apariciones de la Virgen en Medjugorje, el padre Perutina aludió al paraíso, el purgatorio y al infierno. Conforme a lo manifestado por los videntes, el purgatorio estaba cómo en una oscuridad; en el infierno había cosas terribles; había personas que tomaban formas de bestias. En el paraíso había gentes felices; mientras que en el infierno hay todo tipo de personas.
A través de Medjugorje, Dios se ha manifestado sobre la realidad de la vida eterna; sobre todo en un mundo cargado de materialismo, consumo y pérdida de los valores. Si se observan los medios de comunicación social, no se habla sobre la eternidad; todos son guapos, jóvenes, y nadie está enfermo. El que vive en pecado no puede disfrutar de la vida; pero sí puede hacerlo, el que lucha por mantenerse en el camino de Dios. El que tiene a Dios, ya tiene todo, subraya el padre Perutina.
El padre Perutina dice que es un fraile profundamente feliz, y le ha hecho feliz, Dios. En este mundo existe gente triste, que le tienen miedo al día de mañana, añade Perutina.
Y es en este contexto, que uno de los videntes, asegura que ha visto al papa Juan Pablo II, junto a la Virgen y; según se desprende de las palabras del padre Francisco Verar - que entrevistó al sacerdote Perutina - esta información ha dado la vuelta al mundo.
El padre Perutina, que es doctor en mariología, ha dicho que la Virgen ha insistido, en que éste es un tiempo de gracia y; esto significa que la vida es un gran don, junto al del amor de Dios; especialmente para la gente que está sana. Éste también es un tiempo de gracia, porque la Virgen está cerca, manifestó Perutina.
La gente siempre es muy curiosa cuando se habla de los secretos, porque los secretos siempre despiertan cierta curiosidad, indicó el padre Perutina, frente a los cuestionamientos del presbítero Verar. Respecto a los secretos de la Virgen, se han hecho preguntas extraordinarias. Se piensa que los secretos de Medjugorje son signos de esperanza y no signos negativos.
Finalmente el padre Perutina afirmó, que los videntes describen a la Virgen, no la tocan. Dicen que tiene ojos azules, cabellos negros y es cómo de 1.65. Viene generalmente sola, aunque algunas veces lo hace con el Niño en los brazos y, tiene una belleza que no se puede describir con las palabras. La Virgen, al ser cuestionada sobre su belleza respondió en una ocasión, que ella es bella porque ama. - Todos los que odian son feos. La receta para ser bella persona, es pues, amar, señaló el padre Danko Perutina -.

CITAS



"Pórtense como hijos de la luz, con bondad, con justicia y según la verdad".

Ef. 5, 8b-9.


"Por los caminos del mundo el divino viajero continúa haciéndose nuestro compañero".

Juan Pablo II.


¡Ay de mí si no evangelizo!

1 Cor. 9, 16.


''Ama

Sin reclamar nada, porque el amor es desinteresado.

Sin calcular desventajas, porque el amor es sacrificarse.

Sin poner condiciones, porque el amor es darse.

Sin fecha y sin espacio, porque el amor lo llena todo''.

Autor desconocido.


"El hombre ama lo que tiene, pero desconoce lo que no ama".

Ernesto B. Mc Nally C.


''Ámense los unos a los otros como yo los he amado''.

Cristo.


"Si el dinero hace mucho, la oración lo obtiene todo".

Don Bosco.


"El que confía en la Virgen nunca se verá defraudado".

Don Bosco.


"La superación no es cosa de la casualidad, representa la suma de todas nuestras acciones y del amor de Dios".

Ernesto B. Mc Nally C.

LIBROS RECOMENDADOS

  • DOCUMENTO CONCLUSIVO: APARECIDA. AUTOR (A): CONFERENCIA GENERAL DEL EPISCOPADO LATINOAMERICANO Y DEL CARIBE.
  • LA DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA, UN COMPROMISO PARA EL LAICO. AUTOR (A): EGLÉE ISAVA.
  • LA VIOLENCIA. AUTOR (A): BARTOLOMÉ SORGE

This Day in History

EL SILENCIO CÓMPLICE

El silencio cómplice.
Por: Ernesto Mc Nally.

EL SILENCIO CÓMPLICE

Pareciera que las malas acciones son peores que las omisiones, pero no es así.

Una señora y su familia, algo perturbada, insultaba a los vecinos y todos los días los molestaba de alguna forma. Algunas personas de la comunidad preferían no decir ni hacer nada, hasta que el asunto un día pasó a más.
En la vida, los seres humanos realizan malas acciones, pero las omisiones, pueden ser tan graves como los actos, y en muchas ocasiones hasta peores.
De pronto, la actitud de algunos, en el caso de la señora que insultaba a sus vecinos, fue la del cómplice, la de la persona que ve las injusticias, pero no dice nada; y que prefiere guardar silencio, por no adoptar un compromiso con su fe, o no comprometerse con aquellos que sufren por las malas acciones de los demás. No es ésta una actitud cristiana.
Sucede muchas veces, como en los casos de violencia doméstica, cuando se dice: “En asuntos de marido y mujer yo no me meto”. Se da igualmente en diversas circunstancias, cuando se señala: “Ese no es mi problema”, “A mi no me importa”, “Que resuelva él” y se pasa indiferente frente a los problemas de la comunidad.
Se ve también en el campo de la política, cuando no se asume una postura responsable y se cae en una conducta que refleja aquello del “mínimo esfuerzo”. Se observa cuando la gente prefiere no hacer nada por un cambio, porque a fin de cuentas, “todos los políticos son iguales”.
Se llaman “pecados de omisión”, tan graves como los pecados que implican una acción de las personas, aunque no se noten; y son, en muchas formas, omisiones que se traducen en “el silencio cómplice”, que permite realizar sus fechorías a quienes practican el mal.


Páginas vistas en total

Wikipedia

Resultados de la búsqueda