martes, 5 de mayo de 2009

ADOLFO MEDRICK EN EXCLUSIVA






El carismático ex jugador de baloncesto, Adolfo Medrick, se encuentra nuevamente radicado en Panamá, y espera contribuir en algo, al deporte de sus complacencias.


Fotos: Ernesto Mc Nally.










Hablar del baloncesto panameño y pasar la hoja, sin hacer referencia a la carrera de Adolfo Medrick, sería como ir al cine y perderse una parte de la película.
Nacido en la República de Panamá, y con uno 96 de estatura, tuvo sus inicios con la selección de baloncesto canalera, gracias a la Operación Tamaño, que le permitió representar al istmo, en Tachira, Venezuela. Jugó como refuerzo en diversas ligas del continente. En Puerto Rico, fue parte de Los Brujos de Guayama, en 1981. También participó en la liga venezolana, con un quinteto de Maracay; pero sus mejores años – probablemente -, los pasó en Uruguay, país al que le dedicó 27 años de baloncesto.
Adolfo Medrick formó parte del quinteto panameño que ganó la medalla de oro en el Centrobásket de Puerto Rico, en 1981, en el que Panamá obtuvo el derecho de participar en el Mundial de Baloncesto de Colombia, de 1982; cita a la que también asistió el basquetbolista, como parte de la selección nacional de baloncesto de Panamá.
En Uruguay, firmó para jugar baloncesto, para diferentes equipos de aquel país sudamericano. Recién llegado a tierras charrúas, fue parte del Sporting; luego ficharía con otros. Jugó con el Goes, en segunda y primera división; con el Welcome, el 25 de Agosto y el Gordón; sin dejar por fuera al Nacional y al Biguá, con quien se coronó campeón sudamericano de clubes.
Se nacionalizó uruguayo, por aquellas cosas que trae la vida, y pronto fue llamado a la selección uruguaya de básket, a la que representó por algún tiempo. Con la “celeste”, ganó varios torneos basquetbolísticos; incluyendo una Copa Sudamericana de Selecciones Nacionales y un Mundial de la categoría maxi cuarenta.
Durante su carrera, Medrick fue galardonado con una pluralidad de premios, por su desempeño en el tabloncillo. El Comité Olímpico Uruguayo le nombró “Mejor jugador”, en el año 1991. También gano, en la liga charrúa, los títulos de “Mayor Anotador”, “Mejor Defensa” y “Mejor Sexto Hombre”, sólo por mencionar algo.
Después de participar como jugador en la liga uruguaya, Fito, como le apodan algunos, al otrora alero de la selección nacional de baloncesto de Panamá, se ha desempeñado como técnico de baloncesto de diversas categorías, incluyendo la infantil, juvenil y mayor.
En esta oportunidad, La République pudo conversar con el canastero, en el marco del recién clausurado curso para entrenadores de baloncesto, dictado por el técnico norteamericano Nelson Isley, y esto fue lo que dijo:
Periodista: Buenas tardes… ¿Cómo se encuentra?
Adolfo Medrick: (En el gimnasio de la Escuela Profesional, Isabel Herrera Obaldía, en las prácticas del curso para entrenadores, dictado por el técnico Nelson Isley) Buenas tardes. Bueno, me encuentro bien, acá, en este cursillo que están dando, que siempre es bueno refrescar la memoria y todo eso. ¿No?
Periodista: ¿Podría hacer un recuento de cómo comenzó su carrera y darnos algunos detalles de ésta?
Adolfo Medrick: Bueno, yo empecé con el Torneo Operación Tamaño, que era para sacar un equipo juvenil para viajar a Tachira y; bueno, llegué al equipo, después pasé al equipo nacional y allí estuve jugando hasta el año 86, que ya anteriormente había empezado a jugar en Uruguay y todo eso y; estuve 27 años por allá, jugando y viniendo a Panamá y; bueno, ahora hace tres años que estoy radicado acá en Panamá y; como ya terminé mi parte de juego y de estudio de técnico y eso, vine acá para, por lo menos devolverle algo a Panamá, a los jóvenes enseñarles a jugar el basquetbol, ya que se carece de fundamentos, y eso y; bueno, se abrió este curso de entrenadores, así que dije: “Bueno, qué más da, para venir a pasar y ver y conocer un poquito más”.
Periodista: Háblenos sobre los mundiales, tengo entendido que usted participó en el de Colombia y en el de España, ¿No? En el 82 y en el 86.
Adolfo Medrick: No, no, no…Solamente participé con Panamá en el Mundial del 82, en el 86 no fui porque me impugnaron al ser jugador nacionalizado uruguayo. Entonces no pude jugar por Panamá y Uruguay no sabía que yo estaba habilitado para jugar por ellos y yo tampoco sabía. Así que me pasé dos meses y medio entrenando con la selección de Panamá para nada.
Periodista: Háganos una síntesis, pues, de cómo fue ese Mundial en Colombia; había equipos como España, tengo entendido que el equipo español tenía mucha presión porque el equipo panameño era bueno ¿No? Entonces, háblenos de todo eso, de la altura y de todo; o sea, tengo entendido que perdieron por escasos puntos; háblenos de eso.
Adolfo Medrick: Bueno, con España perdimos en los últimos segundos, por ahí por cinco puntos. Hicimos un buen papel contra Estados Unidos, que perdimos también como por siete; algo así. Y bueno, quedamos fuera para la otra ronda, que era el consolación y; la altura no nos afectó mucho, porque tuvimos una gira por Venezuela, Puerto Rico, Brasil; inclusive no quedamos 10, 15 días en Ecuador, para adaptarnos a Bogotá. Estábamos bien, tanto físicamente y todo; pero bueno, las cosas no nos salieron como queríamos y esperábamos en el torneo y; entramos novenos en el Mundial.
Periodista: Dígame una cosa… ¿Usted cuánto mide?
Adolfo Medrick: Yo mido un metro 96.
Periodista: Eh… ¿Usted en qué colegio estudió?
Adolfo Medrick: Yo estuve en el Artes y Oficios, ahí jugué en el Artes y Oficios y después me fui a trabajar en las Fuerzas de Defensa; en esos momentos era Guardia Nacional y, de allí me fui a Uruguay, mientras jugaba con la selección.
Periodista: Una pregunta…¿Usted tuvo experiencia en Puerto Rico, verdad?
Adolfo Medrick: Sí, jugué en el año 81, en Puerto Rico, en el año 80 jugué en Venezuela también, paralelamente que jugaba yo en Uruguay.
Periodista: ¿Usted era refuerzo de qué equipo, de Guaynabo?
Adolfo Medrick: No, Guayama.
Periodista: ¿De Los Brujos?
Adolfo Medrick: Sí, Los Brujos de Guayama.
Periodista: ¿Y en qué otro país ha tenido experiencia como jugador?
Adolfo Medrick: Venezuela, que jugué con…Se me olvida…Era un equipo de Maracay, que se me olvidó el nombre y; después jugué en Uruguay y prácticamente todos los torneos internacionales con los clubes allá, que fueron Sudamericanos de Clubes y todo eso - ¿No?-, Copa Sudamericana y eso…
Periodista: ¿Usted estuvo en el Goes? Ese es un equipo sudamericano, creo.
Adolfo Medrick: Sí, estuve en el Goes, un equipo uruguayo que, ese año fui a jugar en segunda división, porque querían subir a primera y; bueno, se dio que fui a reforzarlo y subieron a primera. Cuando recién llegué jugué en Sporting. Después del Sporting, me fui para el club Biguá; después me fui para el club Gordón; no Welcome - que diga -, y después me fui para Gordón; después fui y jugué en Nacional; después me fui a Goes; de Goes volví a Gordón; después fui a Nacional; jugué en un club que jugó en primera división, en un club, ahí que se me escapa de la memoria…25 de Agosto, que había subido a primera también.
Periodista: Tengo entendido que usted fue campeón sudamericano de clubes con el Biguá. ¿Es cierto eso?
Adolfo Medrick: Sí, en el año…No…82…No. En el 92 fui campeón sudamericano con el Biguá. Salimos dos veces campeón federal, tres veces campeón liguilla; no – qué digo -, campeón invierno. Una Liguilla, dos Liguilla y un Apertura.
Periodista: Condecoraciones… ¿Cuántas ha recibido?
Adolfo Medrick: He recibido, en el año 91, recibí “El Mejor Jugador”, nombrado por el Comité Olímpico Uruguayo; he sido considerado el mejor jugador de algunos torneos; también “Mayor Anotador” y “Mejor Defensa”, “Mejor Sexto Hombre”, todas esas menciones las he tenido.
Periodista: ¿Y en tanto a la Orden Manuel Roy del 2008?
Adolfo Medrick: Bueno, si la recibí, debe ser que no estuve allí entonces, porque yo estaba acá en Panamá y yo el año pasado fui a jugar el Campeonato Panamericano de Maxi Baloncesto, que Panamá quedó tercero, ganamos medalla de bronce.
Periodista: ¿Qué fue lo que más le costó cuando llegó a Uruguay, como jugador de baloncesto?
Adolfo Medrick: Bueno, lo que siempre me afectó fue el frío. Me adapté a todo lo demás y hasta que estuve allá, incluso dirigiendo y todo eso; el frío me afectó mucho.
Periodista: ¿De dónde viene aquello de Fito?
Adolfo Medrick: Acá… Eh…Alfonso Smith El Flexible, él siempre me decía Tofi y algunos de los compañeros me decían Tofi; entonces cuando llegué allá, a Uruguay, el técnico me dijo: “¿Cuál es tu sobrenombre?”. Yo digo: “Mira, mi sobrenombre, algunos amigos me dicen Tofi”. Entonces me dice: “Ah… Debe ser Fito, por Adolfo. Entonces yo digo: “Bueno”, y quedó el Fito.
Periodista: ¿Por qué se nacionalizó uruguayo?
Adolfo Medrick: Bueno, en esos momentos era para que el club tuviera dos cuotas más de extranjero y vi la posibilidad y dije: “Bueno”, jugar y ya que, querían que yo jugara y me habían abierto las puertas para jugar allí y todo eso y me facilitaba…
Periodista: ¿Cómo fue lo de la selección de Uruguay, fue difícil, fue fácil; cómo fue?
Adolfo Medrick: Para jugar en la selección de Uruguay no me fue difícil, porque ellos al enterarse que yo estaba habilitado y ser uno de los jugadores puntuales en el torneo, me invitaron y, bueno…Me costó, porque ahí me tuve que adaptar a tener de compañeros en la selección, a jugadores que siempre los tenía de rivales. Entonces los tuve tantos años de rivales y después los tuve de compañeros en la selección; pero todos me trataron bien en la llegada; tanto el cuerpo técnico como los dirigentes, el Presidente de la Federación…Entonces, siempre me llamaban. Se dio un caso en el año 92. Yo me había lesionado en el Sudamericano de Clubes y yo no quería participar, y bueno; hicieron todo lo posible para que yo fuera, y yo no quería ir y; yo fui. Y después que fui al torneo ese, le pedí al Presidente y al cuerpo técnico que no me citaran más en el futuro, porque ya me cansaba jugar toda la temporada en el respectivo club y, después ir a la selección. Y bueno, ellos me hicieron caso, pero en el año 97, como yo había estado teniendo buena temporada en el año 97, me citaron para la selección, para ir al Sudamericano de Venezuela, que fue que después de 42 años no habían salido campeones fuera de Uruguay, no habían ganado el título de Sudamericano de Selección, y se ganó; y todos decían que era por la presencia mía, por el respeto que tenían los compañeros; que cuando yo hablaba, como ellos me escuchaban y, el compañerismo que siempre le había brindado a ellos.
Periodista: ¿Cómo es el baloncesto uruguayo, está más desarrollado que aquí en Panamá?
Adolfo Medrick: Sí, mucho más desarrollado, porque allá se trabaja desde divisiones inferiores en todas las categorías y, es una obligación, como hay clubes; todos los clubes que tienen primera, tienen que tener todas las divisiones inferiores. Igual las de segunda división y; se trabaja, pero con fundamento. Sabes… Que todo deporte, si no hay fundamento, no hay buenos jugadores y se trabaja en eso y; aparte de eso, que el nivel es bueno y alto y técnico. Es más, para decirte, que ellos tienen dos ligas, que empieza y termina y; ahí mismo arranca la otra y, se juega prácticamente, todo el año. Y son varios equipos. Acá en Panamá, son tres, cuatro, cinco equipos y no dura, pero ni tres meses.
Periodista: ¿Y en cuanto a la remuneración, cómo es?
Adolfo Medrick: Bueno, depende; depende del club, depende de la adquisición que el club quiere; depende de la categoría del jugador; depende de muchos factores…
Periodista: ¿Y en cuanto a la afición, es uno de los deportes más favorecidos, en la escala del uno al 10, en qué lugar está?
Adolfo Medrick: Bueno, el baloncesto allá está en la escala número dos, porque lo primero es el fútbol. Después el basquetbol, por la cantidad de clubes que hay, el fanatismo que hay; yo diría que el basquetbol está entre el segundo y tercer puesto.
Periodista: Dígame una cosa…¿A qué se dedica ahora aquí en Panamá?
Adolfo Medrick: Bueno, ahora mismo estoy sin trabajo; que estaba yo trabajando en la Lotería Nacional, estaba ahí de eventual, con sueldo de 300 dólares, que no me alcanzaba y, bueno, siempre la promesa que iban a dar el permanente y el aumento y, eso nunca se dio. Llevé mi currículo como entrenador y, por la experiencia mía de estar trabajando, al Instituto Nacional de Deportes y, nunca me llamaron y siempre dijeron que no había presupuesto y, ahora mismo estoy viendo para ver cómo subsisto y cómo vivo.
Periodista: Una pregunta… ¿Usted trabajó allá en Uruguay con escuelas, no; con niños?
Adolfo Medrick: Sí, trabajé con niños, con clubes y dirigí categorías inferiores y fui asistente de equipos mayores y todas las categorías: sub 23…Eh…Juveniles, infantil, cadete; todo eso lo dirigí yo, con un solo club y; hacer enseñanza, la docencia de los fundamentos también.
Periodista: Ya para finalizar…Un mensaje para la gente, para los amantes del baloncesto y para la juventud …Un mensaje para ellos.
Adolfo Medrick: Bueno, lo que más les puedo decir a los jóvenes que vienen subiendo y que le amen a este deporte, que insistan y quédense ahí, en este deporte, que este deporte es muy lindo y es mejor estar en el deporte, en cualquier deporte - aparte del basquetbol -, y alejarse de la calle, la droga, todo eso. Lo mejor para todo es el deporte, que mantiene el cuerpo sano, la mente sana y con más habilidad para estudiar, sobre todo, estudiar.

CITAS



"Pórtense como hijos de la luz, con bondad, con justicia y según la verdad".

Ef. 5, 8b-9.


"Por los caminos del mundo el divino viajero continúa haciéndose nuestro compañero".

Juan Pablo II.


¡Ay de mí si no evangelizo!

1 Cor. 9, 16.


''Ama

Sin reclamar nada, porque el amor es desinteresado.

Sin calcular desventajas, porque el amor es sacrificarse.

Sin poner condiciones, porque el amor es darse.

Sin fecha y sin espacio, porque el amor lo llena todo''.

Autor desconocido.


"El hombre ama lo que tiene, pero desconoce lo que no ama".

Ernesto B. Mc Nally C.


''Ámense los unos a los otros como yo los he amado''.

Cristo.


"Si el dinero hace mucho, la oración lo obtiene todo".

Don Bosco.


"El que confía en la Virgen nunca se verá defraudado".

Don Bosco.


"La superación no es cosa de la casualidad, representa la suma de todas nuestras acciones y del amor de Dios".

Ernesto B. Mc Nally C.

LIBROS RECOMENDADOS

  • DOCUMENTO CONCLUSIVO: APARECIDA. AUTOR (A): CONFERENCIA GENERAL DEL EPISCOPADO LATINOAMERICANO Y DEL CARIBE.
  • LA DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA, UN COMPROMISO PARA EL LAICO. AUTOR (A): EGLÉE ISAVA.
  • LA VIOLENCIA. AUTOR (A): BARTOLOMÉ SORGE

This Day in History

EL SILENCIO CÓMPLICE

El silencio cómplice.
Por: Ernesto Mc Nally.

EL SILENCIO CÓMPLICE

Pareciera que las malas acciones son peores que las omisiones, pero no es así.

Una señora y su familia, algo perturbada, insultaba a los vecinos y todos los días los molestaba de alguna forma. Algunas personas de la comunidad preferían no decir ni hacer nada, hasta que el asunto un día pasó a más.
En la vida, los seres humanos realizan malas acciones, pero las omisiones, pueden ser tan graves como los actos, y en muchas ocasiones hasta peores.
De pronto, la actitud de algunos, en el caso de la señora que insultaba a sus vecinos, fue la del cómplice, la de la persona que ve las injusticias, pero no dice nada; y que prefiere guardar silencio, por no adoptar un compromiso con su fe, o no comprometerse con aquellos que sufren por las malas acciones de los demás. No es ésta una actitud cristiana.
Sucede muchas veces, como en los casos de violencia doméstica, cuando se dice: “En asuntos de marido y mujer yo no me meto”. Se da igualmente en diversas circunstancias, cuando se señala: “Ese no es mi problema”, “A mi no me importa”, “Que resuelva él” y se pasa indiferente frente a los problemas de la comunidad.
Se ve también en el campo de la política, cuando no se asume una postura responsable y se cae en una conducta que refleja aquello del “mínimo esfuerzo”. Se observa cuando la gente prefiere no hacer nada por un cambio, porque a fin de cuentas, “todos los políticos son iguales”.
Se llaman “pecados de omisión”, tan graves como los pecados que implican una acción de las personas, aunque no se noten; y son, en muchas formas, omisiones que se traducen en “el silencio cómplice”, que permite realizar sus fechorías a quienes practican el mal.


Páginas vistas en total

Wikipedia

Resultados de la búsqueda