lunes, 17 de noviembre de 2008

OLMEDO SÁENZ: DE NUEVA YORK A LOS MEDIAS BLANCAS


El ex Grandes Ligas habló con La République, acerca de su vínculo con los Medias Blancas de Chicago, y su labor con los jóvenes.

Tres grandes y uno chico: Olmedo Sáenz, Rod Carew, Carlos Lee y su hijo.

Olmedo Saénz es oriundo de la Península de Azuero, en su natal Panamá. Jugó béisbol profesional en la Gran Carpa, para los Atléticos de Oakland, Dodgers de Los Angeles y Mets de Nueva York, su último equipo.
A Olmedo, se le conoció por su bateo consistente, y por venir de la banca y conectar cuadrangulares; cosa extremadamente difícil, si se está - como dicen -, “frío”. Eso fue probablemente lo que le mantuvo activo por muchos años. Jugó en la tercera base y la primera, con frecuencia alternadamente, con otro pelotero.
Con la novena de Panamá, participó en el Campeonato del Mundial de Béisbol, celebrado en Cuba, bajo la dirección del ex Grandes Ligas, Omar Moreno, que fue campeón de la Serie Mundial de 1979, con los Piratas de Pittsburgh, junto a otros dos panameños: Rennie Stennett (segunda base) y Manuel Manny Sanguillén (receptor).
En aquella oportunidad, en Cuba, Panamá ocupó el segundo puesto, con un combinado, integrado por jugadores profesionales y aficionados; los denominados criollos, o del patio. Dentro de los profesionales se encontraban Carlos Lee y Olmedo Sáenz.
En esta ocasión, se habló con el chitreano, en medio de la alegría de la gente del béisbol, debido a la visita de Rodney Carew, al Estadio Nacional. He aquí lo que contestó Olmedo Sáenz.
Periodista: ¿A qué se dedica después que ha dejado de ser jugador de béisbol profesional?
Olmedo Sáenz: (Sentado en la Sala de Conferencia de Prensa, en el Estadio Nacional Rod Carew) Estoy trabajando con los jóvenes en este país, tú sabes, también trabajo a nivel profesional con los Medias Blancas de Chicago; y la idea es, pues, poder enseñarle algo a los muchachos; algo que les sea útil a ellos, para poder desarrollar sus habilidades, como peloteros y como personas.
Periodista: ¿Qué tarea, específicamente hablando, hace con los Medias Blancas de Chicago?
Olmedo Sáenz: Bueno, yo soy instructor de bateo con los Medias Blancas de Chicago.
Periodista: ¿En Ligas Menores?
Olmedo Sáenz: En Ligas Menores.
Periodista: ¿Usted está residiendo aquí o en otro lado?
Olmedo Sáenz: No, yo vivo aquí, en Panamá; no vivo en la capital, vivo en Chitré.
Periodista: ¿Cómo hace para ser instructor y vivir acá?
Olmedo Sáenz: Bueno, es que esto es Grandes Ligas; ellos tienen todos los recursos y el béisbol no se juega todo el año, tampoco. Así que tengo que estar viajando durante la temporada, y eso…
Periodista: Una preguntita… ¿Cómo es la vida de un Grandes Ligas, que tanto sacrificio hay que hacer?
Olmedo Sáenz: Mucho sacrificio. Primero que nada, tienes que alejarte de tu familia. Lo que tus amigos pueden hacer a diario, tú no lo puedes hacer a diario; tienes que cuidarte mucho, dedicarte a la carrera y, pues, es una carrera, muy, muy exigente.
Periodista: ¿Y para los jugadores latinos, que no tienen conocimiento del inglés, cómo hacen cuando llegan allá?
Olmedo Sáenz: (Sereno, amable y sencillo) Bueno, tú tienes que aprender el inglés, y como te digo, es parte de tu determinación, porque eso es una herramienta que tú vas a necesitar para jugar el béisbol; el inglés también, y va a depender de ti. Por eso te digo, tienes que tener interés, interés en lo que estás haciendo; si de verdad quieres hacer eso.
Periodista: ¿Va a estar en el Clásico?
Olmedo Sáenz: No.
Periodista: Su recomendación para la gente que está comenzando en el deporte del béisbol.
Olmedo Sáenz: Que hay que trabajar duro, decidirse y tener disciplina…Y tener buena actitud, para poder aprender el juego y desarrollarlo en su máxima expresión.

CITAS



"Pórtense como hijos de la luz, con bondad, con justicia y según la verdad".

Ef. 5, 8b-9.


"Por los caminos del mundo el divino viajero continúa haciéndose nuestro compañero".

Juan Pablo II.


¡Ay de mí si no evangelizo!

1 Cor. 9, 16.


''Ama

Sin reclamar nada, porque el amor es desinteresado.

Sin calcular desventajas, porque el amor es sacrificarse.

Sin poner condiciones, porque el amor es darse.

Sin fecha y sin espacio, porque el amor lo llena todo''.

Autor desconocido.


"El hombre ama lo que tiene, pero desconoce lo que no ama".

Ernesto B. Mc Nally C.


''Ámense los unos a los otros como yo los he amado''.

Cristo.


"Si el dinero hace mucho, la oración lo obtiene todo".

Don Bosco.


"El que confía en la Virgen nunca se verá defraudado".

Don Bosco.


"La superación no es cosa de la casualidad, representa la suma de todas nuestras acciones y del amor de Dios".

Ernesto B. Mc Nally C.

LIBROS RECOMENDADOS

  • DOCUMENTO CONCLUSIVO: APARECIDA. AUTOR (A): CONFERENCIA GENERAL DEL EPISCOPADO LATINOAMERICANO Y DEL CARIBE.
  • LA DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA, UN COMPROMISO PARA EL LAICO. AUTOR (A): EGLÉE ISAVA.
  • LA VIOLENCIA. AUTOR (A): BARTOLOMÉ SORGE

This Day in History

EL SILENCIO CÓMPLICE

El silencio cómplice.
Por: Ernesto Mc Nally.

EL SILENCIO CÓMPLICE

Pareciera que las malas acciones son peores que las omisiones, pero no es así.

Una señora y su familia, algo perturbada, insultaba a los vecinos y todos los días los molestaba de alguna forma. Algunas personas de la comunidad preferían no decir ni hacer nada, hasta que el asunto un día pasó a más.
En la vida, los seres humanos realizan malas acciones, pero las omisiones, pueden ser tan graves como los actos, y en muchas ocasiones hasta peores.
De pronto, la actitud de algunos, en el caso de la señora que insultaba a sus vecinos, fue la del cómplice, la de la persona que ve las injusticias, pero no dice nada; y que prefiere guardar silencio, por no adoptar un compromiso con su fe, o no comprometerse con aquellos que sufren por las malas acciones de los demás. No es ésta una actitud cristiana.
Sucede muchas veces, como en los casos de violencia doméstica, cuando se dice: “En asuntos de marido y mujer yo no me meto”. Se da igualmente en diversas circunstancias, cuando se señala: “Ese no es mi problema”, “A mi no me importa”, “Que resuelva él” y se pasa indiferente frente a los problemas de la comunidad.
Se ve también en el campo de la política, cuando no se asume una postura responsable y se cae en una conducta que refleja aquello del “mínimo esfuerzo”. Se observa cuando la gente prefiere no hacer nada por un cambio, porque a fin de cuentas, “todos los políticos son iguales”.
Se llaman “pecados de omisión”, tan graves como los pecados que implican una acción de las personas, aunque no se noten; y son, en muchas formas, omisiones que se traducen en “el silencio cómplice”, que permite realizar sus fechorías a quienes practican el mal.


Páginas vistas en total

Wikipedia

Resultados de la búsqueda