lunes, 9 de marzo de 2009

EL DOMINICANO ELÍAS SOSA VISITÓ PANAMÁ CON UNA FINALIDAD: TRABAJAR POR LOS NIÑOS



Para Elías Sosa trabajar por los niños es ya, algo de costumbre…

Invitado por la Fundación Omar Moreno, con sede en la Ciudad del Saber, el dominicano Elías Sosa llegó a Panamá y, junto a otros ex Grandes Ligas, dictó clínicas en diversas ciudades del país.
Abordado por la prensa, en Clayton, el otrora jugador de los Dodgers de Los Ángeles, se mostró complacido por el trabajo que hace con los niños en diferentes partes del mundo, poco después de firmar algunos autógrafos. “Me siento de maravilla, es un placer regresar a este lindo país…Y cada vez que vengo, me gusta más”, indicó Sosa.
Es la octava vez que Sosa visita Panamá, y en esta ocasión también dictó clínicas a instructores de pequeñas ligas. En su estadía en el istmo, durante el 2007, Sosa manifestó a la prensa, que no había razón para que Panamá no tuviera más jugadores en Grandes Ligas.
En está oportunidad, la Fundación Omar Moreno ofreció clínicas a aproximadamente 300 peloteritos panameños, de varias categorías, provenientes de las Aldeas Infantiles del Club de Leones de Panamá, la Fundación Omar Moreno, la Academia de Alex Zapata de Colón y la selección de Juan Díaz y; Elías Sosa se dedicó a su especialidad, el pitcheo. Aunque no faltaron las charlas de motivación.
En la década del 70, Elías Sosa jugó con varias franquicias en la Carpa Grande, incluidos los Bravos de Atlanta, los Cardenales de San Louis, los Atléticos de Oackland, los Expos de Montreal, los Tigres de Detroit, los Padres de San Diego y los Dodgers de Los Ángeles; equipo éste, con el que participó en la Serie Mundial de 1977, contra los Yankees de Nueva York.
Sosa fue firmado como agente libre en 1968, por los Gigantes de San Francisco, equipo con el que subió a las Grandes Ligas. Constituido en Big Leager, el diestro dominicano fue utilizado de cerrador. Su debut fue el 8 de septiembre de 1972 y, en su año de novato, ganó 10 juegos y salvó 8. Acumuló 59 victorias en su carrera profesional y tuvo un porcentaje de carreras limpias de 3.32. Jugó por 12 temporadas en las Grandes Ligas.
Después de su retiro de la pelota, en Ligas Mayores, Sosa se ha dedicado a trabajar con Major League Baseball (MLB), como enviado especial y dicta clínicas en diferentes lugares del mundo.

CITAS



"Pórtense como hijos de la luz, con bondad, con justicia y según la verdad".

Ef. 5, 8b-9.


"Por los caminos del mundo el divino viajero continúa haciéndose nuestro compañero".

Juan Pablo II.


¡Ay de mí si no evangelizo!

1 Cor. 9, 16.


''Ama

Sin reclamar nada, porque el amor es desinteresado.

Sin calcular desventajas, porque el amor es sacrificarse.

Sin poner condiciones, porque el amor es darse.

Sin fecha y sin espacio, porque el amor lo llena todo''.

Autor desconocido.


"El hombre ama lo que tiene, pero desconoce lo que no ama".

Ernesto B. Mc Nally C.


''Ámense los unos a los otros como yo los he amado''.

Cristo.


"Si el dinero hace mucho, la oración lo obtiene todo".

Don Bosco.


"El que confía en la Virgen nunca se verá defraudado".

Don Bosco.


"La superación no es cosa de la casualidad, representa la suma de todas nuestras acciones y del amor de Dios".

Ernesto B. Mc Nally C.

LIBROS RECOMENDADOS

  • DOCUMENTO CONCLUSIVO: APARECIDA. AUTOR (A): CONFERENCIA GENERAL DEL EPISCOPADO LATINOAMERICANO Y DEL CARIBE.
  • LA DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA, UN COMPROMISO PARA EL LAICO. AUTOR (A): EGLÉE ISAVA.
  • LA VIOLENCIA. AUTOR (A): BARTOLOMÉ SORGE

This Day in History

EL SILENCIO CÓMPLICE

El silencio cómplice.
Por: Ernesto Mc Nally.

EL SILENCIO CÓMPLICE

Pareciera que las malas acciones son peores que las omisiones, pero no es así.

Una señora y su familia, algo perturbada, insultaba a los vecinos y todos los días los molestaba de alguna forma. Algunas personas de la comunidad preferían no decir ni hacer nada, hasta que el asunto un día pasó a más.
En la vida, los seres humanos realizan malas acciones, pero las omisiones, pueden ser tan graves como los actos, y en muchas ocasiones hasta peores.
De pronto, la actitud de algunos, en el caso de la señora que insultaba a sus vecinos, fue la del cómplice, la de la persona que ve las injusticias, pero no dice nada; y que prefiere guardar silencio, por no adoptar un compromiso con su fe, o no comprometerse con aquellos que sufren por las malas acciones de los demás. No es ésta una actitud cristiana.
Sucede muchas veces, como en los casos de violencia doméstica, cuando se dice: “En asuntos de marido y mujer yo no me meto”. Se da igualmente en diversas circunstancias, cuando se señala: “Ese no es mi problema”, “A mi no me importa”, “Que resuelva él” y se pasa indiferente frente a los problemas de la comunidad.
Se ve también en el campo de la política, cuando no se asume una postura responsable y se cae en una conducta que refleja aquello del “mínimo esfuerzo”. Se observa cuando la gente prefiere no hacer nada por un cambio, porque a fin de cuentas, “todos los políticos son iguales”.
Se llaman “pecados de omisión”, tan graves como los pecados que implican una acción de las personas, aunque no se noten; y son, en muchas formas, omisiones que se traducen en “el silencio cómplice”, que permite realizar sus fechorías a quienes practican el mal.


Páginas vistas en total

Wikipedia

Resultados de la búsqueda