martes, 6 de octubre de 2009

JOSÉ MACÍAS, SU VIDA Y EL BÉISBOL PROFESIONAL


Tras jugar con diversos equipos de las Grandes Ligas, José Macías ha acumulado experiencia en los principales campeonatos de béisbol en el mundo. En esta ocasión, compartió con la prensa, algunas de sus vivencias.

José Macías fue firmado para jugar béisbol profesional en Estados Unidos, por los Expos de Montreal. René Picota le descubrió cuando participaba con Panamá Metro, en los campeonatos nacionales.
Era jardinero, y comenzó a jugar pelota en Tocumen, comunidad en la que se crió.
El apodo de El Toro, no le molesta y, según cuenta el propio pelotero, se debió a la forma en que corría las bases; sin mirar y como un toro, cuando va a embestir. Su última temporada en la pelota amateur en Panamá, fue en 1992.
Ya como profesional, Macías tuvo que hacer muchos cambios. De outfielder, fue cambiado al infield. En segunda base no le fue mal, aunque advierte que le costó mucho trabajo.
En Grandes Ligas, Macías jugó con los Tigres de Detroit y los Cachorros de Chicago. Luego pasó al béisbol del Japón y, por último, ha jugado en México.
En esta oportunidad, La République le abordó en el Rod Carew, cuando se preparaba para la temporada en la liga mexicana, y esto fue lo que contestó.
Periodista: Buenas tardes… ¿Cómo se siente?
José Macías: Bueno, gracias por la entrevista. Bueno, me siento bien…
Periodista: ¿Cómo comenzó su carrera?
José Macías: Bueno, cómo digo… De muy niño comencé a jugar aquí, en Panamá, y jugaba en Tocumen, allá donde me crié yo; y allí fui superando el béisbol, fui creciendo y llegué al Juan Demóstenes Arosemena, jugando aquí en Panamá y; luego jugué para Panamá Metro, representando al país en el 89; fuimos a la Big League en los Estados Unidos y, después subí a la mayor, representé a Panamá en la mayor, también en Guatemala.
Periodista: ¿Quién lo firmó?
José Macías: Los Expos de Montreal, el señor René Picota fue el que me consiguió la firma y, gracias a él y los sacrificios pude comenzar una nueva carrera.
Periodista: ¿Qué posición jugaba, o sea, cuando comenzó, cuando lo firmaron?
José Macías: Cuando me firmaron jugaba…Era jardinero central. Esa era mi posición, la fuerte, pero tuve que hacer muchos cambios para poder llegar a Grandes Ligas. Tuve que comenzar a salir del outfield, a jugar segunda base y, bueno, gracias a Dios, trabajé bastante fuerte y pude adaptarme a la segunda base y pude lograr quedarme en las Grandes Ligas.
Periodista: ¿Con que equipos militó en las Grandes Ligas?
José Macías: Bueno, después que comencé mi carrera con los Expos de Montreal, fui cambiado hacia los Tigres de Detroit y con los Tigres de Detroit llegué a Grandes Ligas, en el año 99; fue mi primera campaña en Grandes Ligas... Algo bastante diferente… Algo que, cómo decir…Un sueño hecho realidad…
Periodista: Eh…¿Después que dejó las Grandes Ligas, en que béisbol incursiona?

José Macías: Bueno, ahorita mismo, después que dejé las Grandes Ligas, estuve jugando en Japón; y ahora estoy en México… Quién sabe si de repente, más adelante, si uno se mantiene en la pelota, cualquier cosa puede salir nuevamente y; bueno, mientras que siga en buenas condiciones y me mantenga saludable…
Periodista: ¿En Japón, con que equipo jugó?
José Macías: Jugué con los Nippon Ham Fighters y en el año 2006...Y bueno, y regresé a Estados Unidos…Estuve en Triple A con los Cerveceros de Milwaukee toda la temporada, y no salió nada para llegar a las Grandes Ligas y, el año pasado firmé con los Piratas de Pittsburgh y; entonces fui al campo de entrenamientos. No se dio la oportunidad, como esperaba, y allí fue donde logré conseguir ir para México.
Periodista: ¿Qué diferencia hay entre estas tres ligas, la de Estados Unidos, las Grandes Ligas; la de Japón y la de México?
José Macías: Bueno, te diré una cosa…En Grandes Ligas, ese es el béisbol donde quiera que vayas, ese es el mejor béisbol…Y te digo esto…Bueno, sí, eso te digo…Que las Grandes Ligas es donde todo mundo desea llegar, porque cuando yo estuve en Japón jugando…Los japoneses, su deseo es llegar a los Estados Unidos, llegar a Grandes Ligas, porque ese es el béisbol que todo mundo admira, y todo el mundo lo ve y; todo el mundo conoce…Cuando estás en Grandes Ligas, cada país está viendo el béisbol de Grandes Ligas. Y yo te digo, el nivel de, por lo menos Japón y Estados Unidos, casi es parecido. Te digo…Por lo menos en Japón no hay fuerza. En Estados Unidos hay poder. (En alusión al béisbol japonés) Eh…En el pitcheo, no hay tanta velocidad, pero ellos tienen más control y, en cualquier momento te pueden tirar cualquier pitcheo y; te tiran de strike. Te pueden tirar un cambio, una curva, un split…Eh…Cualquier lanzamiento. Te lo tiran strike; sea en dos y nada, tres y cero, tres y uno, tres y dos; te lo tiran en cualquier momento y, te lo tiran de strike.
Eh… Brazo fuerte en Estados Unidos. Poder, en Estados Unidos. Pero lo que hace la diferencia entre Estados Unidos y Japón…Japón, lo que utilizan ellos es velocidad. Velocidad, más contacto, más velocidad…Rapidez en todos los casos…Ellos van al 100 por ciento. Van matándose para la bese. En las Grandes Ligas se toma uno su tiempo, un béisbol más tranquilo, un béisbol más organizado y, te digo, más divertido. Pero te digo algo, o sea, si te pones a comparar béisbol, para mí el béisbol de ambos, todos, es buen béisbol, es buen nivel.
Pero te digo, en Estados Unidos es el tope…Tú puedes hacer tu carrera también en Japón, y también se juega buen béisbol. Después de Japón viene Corea; después de Corea viene México, que son los países que tienen su béisbol profesional y, te digo…El béisbol de México, ahora que lo conocí, que fui a jugar…Esto es un buen nivel. Tuve una sorpresa el año pasado…Sorpresa de peloteros, que había jugado con ellos en Grandes Ligas…Me los estuve encontrando en México…
Periodista: ¿Por qué el apodo de El Toro?
José Macías: Bueno, te digo una cosa, ese apodo salió cuando yo jugaba en la juvenil de Panamá Metro, que supuestamente, la forma como corro…Eh…La forma como corría, como corro y, a la vez, batazos, a veces que daba entre dos. Yo agachaba la cabeza y nunca la levantaba hasta cuando llegaba; hasta tercera y, es como digo, cuando al toro lo están toreando, siempre va con la cabeza baja, hasta embestir a la persona. Y bueno, y cuando daba los batazos entre dos, mi meta era llegar a tercera base; cuando me tiraba de cabeza, levantaba la cabeza a buscar dónde estaba la pelota y todo mundo se reía de mí – qué dice -, que parecía un toro corriendo y, allí empezó la cosa de El Toro.
Periodista: ¿Cómo hace un pelotero para adaptarse a otra cultura?
José Macías: Te digo una cosa. Uno tiene que ser fuerte, por lo menos mentalmente. Por lo menos digo, ir a Japón a batallar con el idioma…Eh…Tratar de entender la pelota de ellos también y, lo otro, la comida. Y te digo una cosa, yo siempre iba preparado. Yo para todas las partes donde iba a jugar béisbol, me iba preparando físicamente y mentalmente… Sabía, de que en esta vida hay que hacer sacrificio y hay que tratar de sobrevivir y salir adelante… Y bueno, te digo, al principio batallando, porque, quieres comunicarte con alguien y no puedes…pero la ventaja era que teníamos un traductor…Un traductor nos traducía todo, si íbamos a comer, íbamos nosotros a comer y nos traducía todo lo que teníamos que decirle y, bueno, pude adaptarme; porque también, lo otro. Donde vivía yo, había un restaurante cubano, que casi era igualita a la comida panameña y, me la pasé bastante bien.
Periodista: ¿En cuanto a la fanaticada?
José Macías: Bueno, te digo una cosa. Para mí la fanaticada ahora mismo, es la de Japón. Te digo una cosa, porque esos japoneses cuando el juego empieza, desde el primer inning, hasta el noveno inning y después, cuando el equipo gana, ellos se quedan, como media hora extra en el estadio; usando sus tambores, bailando, cantando y; cada bateador (cuando van al cajón de bateo), tiene su canción. En Estados Unidos…En cualquier otro lugar, cuando tú vas a batear, de repente hay silencio…
Periodista: ¿Usted es casado?
José Macías: Bueno, sí, tengo una familia. Tengo mi familia. Tengo mi esposa, tengo mi hija. Y sí, estoy casado….Y haciéndola crecer…
Periodista: ¿Y en su familia hay alguien que le siga los pasos?
José Macías: Bueno, realmente no. Simplemente quería entrenar a unos cuantos sobrinos que tenía, pero parece que no tuvieron la sangre esa del béisbol, y bueno…
Periodista: ¿En qué país la prensa es más exigente?
José Macías: Bueno, yo creo que en Estados Unidos. En estados Unidos es más exigente, en el sentido que cualquier cosa que pase en el terreno, cualquier cosa que pase; o sea, siempre están ahí. Yo cero que en estados Unidos.
Periodista: ¿Cómo ve el béisbol en Panamá?

José Macías: Bueno, yo te digo algo. Aquí hay buen béisbol. Solamente hay que darle seguimiento. Ayudar a los peloteros, apoyar a los jugadores y darle más…O sea, incentivar a los jugadores, para que cuando vayan a representar a Panamá, vayan mejor preparados…
Periodista: Un mensaje para la juventud.
José Macías: Bueno, te digo una cosa. El mensaje que le doy a la juventud, es que hagan deporte; o sea, estudien, prepárense, porque ustedes nunca saben…En el camino hay muchos obstáculos y, hoy en día, como está la cosa en la calle…Mucho peligro, mucha robadera, matadera…Hagan deporte, que con el deporte se alejan de muchas cosas, se distraen…

CITAS



"Pórtense como hijos de la luz, con bondad, con justicia y según la verdad".

Ef. 5, 8b-9.


"Por los caminos del mundo el divino viajero continúa haciéndose nuestro compañero".

Juan Pablo II.


¡Ay de mí si no evangelizo!

1 Cor. 9, 16.


''Ama

Sin reclamar nada, porque el amor es desinteresado.

Sin calcular desventajas, porque el amor es sacrificarse.

Sin poner condiciones, porque el amor es darse.

Sin fecha y sin espacio, porque el amor lo llena todo''.

Autor desconocido.


"El hombre ama lo que tiene, pero desconoce lo que no ama".

Ernesto B. Mc Nally C.


''Ámense los unos a los otros como yo los he amado''.

Cristo.


"Si el dinero hace mucho, la oración lo obtiene todo".

Don Bosco.


"El que confía en la Virgen nunca se verá defraudado".

Don Bosco.


"La superación no es cosa de la casualidad, representa la suma de todas nuestras acciones y del amor de Dios".

Ernesto B. Mc Nally C.

LIBROS RECOMENDADOS

  • DOCUMENTO CONCLUSIVO: APARECIDA. AUTOR (A): CONFERENCIA GENERAL DEL EPISCOPADO LATINOAMERICANO Y DEL CARIBE.
  • LA DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA, UN COMPROMISO PARA EL LAICO. AUTOR (A): EGLÉE ISAVA.
  • LA VIOLENCIA. AUTOR (A): BARTOLOMÉ SORGE

This Day in History

EL SILENCIO CÓMPLICE

El silencio cómplice.
Por: Ernesto Mc Nally.

EL SILENCIO CÓMPLICE

Pareciera que las malas acciones son peores que las omisiones, pero no es así.

Una señora y su familia, algo perturbada, insultaba a los vecinos y todos los días los molestaba de alguna forma. Algunas personas de la comunidad preferían no decir ni hacer nada, hasta que el asunto un día pasó a más.
En la vida, los seres humanos realizan malas acciones, pero las omisiones, pueden ser tan graves como los actos, y en muchas ocasiones hasta peores.
De pronto, la actitud de algunos, en el caso de la señora que insultaba a sus vecinos, fue la del cómplice, la de la persona que ve las injusticias, pero no dice nada; y que prefiere guardar silencio, por no adoptar un compromiso con su fe, o no comprometerse con aquellos que sufren por las malas acciones de los demás. No es ésta una actitud cristiana.
Sucede muchas veces, como en los casos de violencia doméstica, cuando se dice: “En asuntos de marido y mujer yo no me meto”. Se da igualmente en diversas circunstancias, cuando se señala: “Ese no es mi problema”, “A mi no me importa”, “Que resuelva él” y se pasa indiferente frente a los problemas de la comunidad.
Se ve también en el campo de la política, cuando no se asume una postura responsable y se cae en una conducta que refleja aquello del “mínimo esfuerzo”. Se observa cuando la gente prefiere no hacer nada por un cambio, porque a fin de cuentas, “todos los políticos son iguales”.
Se llaman “pecados de omisión”, tan graves como los pecados que implican una acción de las personas, aunque no se noten; y son, en muchas formas, omisiones que se traducen en “el silencio cómplice”, que permite realizar sus fechorías a quienes practican el mal.


Páginas vistas en total

Wikipedia

Resultados de la búsqueda