lunes, 30 de marzo de 2009

RAMÓN WEBSTER: “SIEMPRE SEGUIRÉ AYUDANDO AL BÉISBOL”


El éxito de Ramón “ Monchi” Webster se debe, en buena parte, al béisbol; por lo que el ex Grandes Ligas desea revertir los beneficios, al deporte que le ayudó a superarse en la vida.

Ramón Alberto Webster es una de aquellas figuras clásicas del béisbol profesional. Su vida la ha dedicado, en gran medida, al deporte que le abrió las puertas de la superación.
Nacido en Colón, el 31 de agosto de 1942, se distinguió por su buen bateo. En calle 7ª y Balboa, donde residía, se practicaba béisbol y baloncesto; pero él prefirió lo primero y, por consecuencia, se apartó de lo segundo.
Sus inicios se dieron en las ligas infantiles de béisbol y en los torneos escolares. Como se dislocó un hombro, que a la postre, nunca se operó, aprendió el arte de batear a partir del uso de las muñecas, como principal herramienta. Con su natal provincia, ganó el Campeonato Nacional de 1962.
Era jardinero derecho y primera base. Su abuelo fue Félix Hernández, conocido popularmente como el “Diamante Negro”. A los 22 años, Ramón Webster pesaba 185 libras y medía seis pies de altura. Fue contratado por la novena de Cerveza Balboa para jugar en la otrora Liga de Béisbol Profesional de Panamá; en la que encabezó el departamento de carreras impulsadas y anotadas en 1965 y 1969. En 1971, fue campeón bate y jugador más valioso. El departamento de jonrones lo lideró en dos oportunidades.
El scout puertorriqueño Felix Delgado, finalmente le firmó para jugar béisbol profesional en Estados Unidos, y en su primer año en las menores fue campeón bate. Su ascenso a la Gran Carpa, se dio en 1967, con los Atléticos de Kansas City. Jugó cinco temporadas en Grandes Ligas. La lesión en el hombro promovió su salida del béisbol organizado en EUA.
Actualmente es scout de los Tigres de Detroit, organización que le tiene asignado para asuntos especiales, como en la pasada Serie del Caribe y en el recién terminado Clásico Mundial de Béisbol.
En esta oportunidad, en medio de la preparación del equipo panameño que participó en el Clásico Mundial de Béisbol, La République pudo abordarle y, Webster se tomó un tiempo para hablar de algunos aspectos de su carrera. Esto fue lo que dijo:
Periodista: (En medio de las prácticas de la preselección de béisbol de Panamá) ¿Dónde nació usted, señor Webster?
Ramón Webster: (Atento al entorno de las prácticas de los muchachos de la preselección de béisbol de Panamá). Bueno, yo nací en la ciudad de Colón, un 31 de agosto de 1942.
Periodista: ¿Usted tiene hermanos?
Ramón Webster: Sí, tengo hermanos. Tengo dos hermanos y dos hermanas. Uno de mis hermanos ya falleció, que fue el que me guió en el comienzo de mi carrera, cuando mi mamá no quería que yo jugara béisbol y, en una reunión familiar, mi hermano – que en paz descanse –, le dijo: Si él quiere jugar, déjelo que él vaya a jugar, para que mañana no diga que no se le brindó la oportunidad cuando estaba joven.
Periodista: ¿Quién lo descubrió?
Ramón Webster: A mí me firmó Felix E. Delgado, un puertorriqueño que era scout de la organización de Kansas City.
Periodista: ¿Kansas City no era el Kansas City de ahora, era de otra ciudad, no?
Ramón Webster: Sí, pertenecía a Missouri, al mismo Kansas City; o sea, la misma ciudad, pero eran otros dueños del equipo; que después se movió, en el 68, para Oakland.
Periodista: Cuéntenos un poco de la situación del pelotero en ese tiempo; de los sacrificios y eso, porque yo tengo entendido que había discriminación racial.
Ramón Webster: Bueno, sí…Yo en mi primera temporada, en el 63, que jugué en la Florida State League… Nosotros teníamos que ir a los Mc Donald´s y quedarnos en el autobús; nos traían la comida. Cuando íbamos a las distintas ciudades, nos quedábamos en un hotel distinto al que se quedaban los otros peloteros blancos…Y ese era el sacrificio que había, en ese entonces. Hoy en día no. Hoy en día el pelotero tiene de todo y, a pesar de eso, nosotros tuvimos la suerte de obtener el campeonato de bateo; ganamos el campeón bate en nuestro primer año jugando en las ligas menores, en clase A, en la Florida State League.
Periodista: Sabemos que usted era un buen bateador. ¿Pero, era un bateador de poder o era de contacto? ¿Cómo era?
Ramón Webster: No, cuando yo comencé mi carrera yo realmente era un bateador de poder, pero ya en mi cuarto año, jugando en la Triple A (AAA), sí conecté 20 jonrones; conecté 20 cuadrangulares. ¿No? Entonces…Eh…Me convertí en un jugador de línea toda mi vida, pero con un poder ocasional.
Periodista: ¿Cuánto tiempo se mantuvo en la Carpa Grande?
Ramón Webster: Yo jugué en las Grandes Ligas cinco años. Jugué con el equipo de Kansas City y después nos movimos en el 68 para Oakland. Estuve con San Diego y terminé mi carrera con los Cachorros de Chicago.
Periodista: ¿Por qué terminó la carrera, hubo alguna lesión?
Ramón Webster: Bueno, yo tuve un problema cuando yo comencé a jugar béisbol; yo tuve un problema de un hombro. Tenía problema de un hombro, me lo quisieron operar, no me operé; siempre me dio problema y jugué con ese handicap toda mi vida… ¿No? Y llegó algún momento que comprendí que ya yo no iba a jugar más Grandes Ligas. Fui a la liga mexicana, un año, pero los transportes de viajar 24 horas, 22 horas y llegar y jugar; allí yo dije: “Hasta aquí llegué, no juego más”, y me retiré en el 74.
Periodista: ¿Sólo jugó en la liga mexicana; o sea, además de las Grandes Ligas?
Ramón Webster: No, no, no… Yo jugué en la liga mexicana, en el tiempo del béisbol profesional. Después jugué en Venezuela. Jugué en La Guaira, con el Caracas y con Cardenales del Lara. Yo fui de refuerzo a Venezuela, teniendo 20 años y siendo un pelotero de clase A, entonces yo jugué mucho béisbol invernal.
Periodista: ¿Eh… Dígame una cosa… Después que se retiró, a qué se ha dedicado?
Ramón Webster: Bueno, me he dedicado siempre al béisbol, mi vida es el béisbol. Todo lo que Ramón Webster tiene - hermano -, es del béisbol.
Periodista: ¿Usted ha sido scout de cuántos equipos?
Ramón Webster: Bueno, yo he sido scout de Kansas City…Eh….14 años trabajé con Kansas City, como director en ligas menores en los Estados Unidos, en Dominicana. Eh…Después fui a los Marlins de la Florida, en el año que fueron campeones. De allí fui a Boston; Boston fue campeón; después fui a Detroit, que ganó la Liga Americana, pero en esto que estuve con Pat Guillick, el maestro mío en el béisbol, en esto del scouteo y del béisbol profesional, 14 años. Y de allí, después fui a los Marlins, y de los Marlins, el mismo grupo que hemos trabajado con los Marlins en el 97; el mismo grupo que nos fuimos para Boston y, después, el mismo grupo que está ahora mismo con los Tigres de Detroit.
Periodista: ¿Qué está haciendo con Detroit ahora mismo?
Ramón Webster: Bueno, yo soy scout de Detroit, más que nada, en asuntos especiales y también Panamá.
Periodista: Finalmente, si desea despedirse, un mensaje para el público lector.
Ramón Webster: No, decirle más que nada, que gracias a esta entrevista y que Ramón Webster siempre seguirá ayudando al béisbol; porque todo lo que tiene en la vida, se lo debe al béisbol. Y entonces, ese es mi lema. Como eso me lo ha dado todo, entonces yo creo que merece que yo también dé un poquito de mí hacia el béisbol.

CITAS



"Pórtense como hijos de la luz, con bondad, con justicia y según la verdad".

Ef. 5, 8b-9.


"Por los caminos del mundo el divino viajero continúa haciéndose nuestro compañero".

Juan Pablo II.


¡Ay de mí si no evangelizo!

1 Cor. 9, 16.


''Ama

Sin reclamar nada, porque el amor es desinteresado.

Sin calcular desventajas, porque el amor es sacrificarse.

Sin poner condiciones, porque el amor es darse.

Sin fecha y sin espacio, porque el amor lo llena todo''.

Autor desconocido.


"El hombre ama lo que tiene, pero desconoce lo que no ama".

Ernesto B. Mc Nally C.


''Ámense los unos a los otros como yo los he amado''.

Cristo.


"Si el dinero hace mucho, la oración lo obtiene todo".

Don Bosco.


"El que confía en la Virgen nunca se verá defraudado".

Don Bosco.


"La superación no es cosa de la casualidad, representa la suma de todas nuestras acciones y del amor de Dios".

Ernesto B. Mc Nally C.

LIBROS RECOMENDADOS

  • DOCUMENTO CONCLUSIVO: APARECIDA. AUTOR (A): CONFERENCIA GENERAL DEL EPISCOPADO LATINOAMERICANO Y DEL CARIBE.
  • LA DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA, UN COMPROMISO PARA EL LAICO. AUTOR (A): EGLÉE ISAVA.
  • LA VIOLENCIA. AUTOR (A): BARTOLOMÉ SORGE

This Day in History

EL SILENCIO CÓMPLICE

El silencio cómplice.
Por: Ernesto Mc Nally.

EL SILENCIO CÓMPLICE

Pareciera que las malas acciones son peores que las omisiones, pero no es así.

Una señora y su familia, algo perturbada, insultaba a los vecinos y todos los días los molestaba de alguna forma. Algunas personas de la comunidad preferían no decir ni hacer nada, hasta que el asunto un día pasó a más.
En la vida, los seres humanos realizan malas acciones, pero las omisiones, pueden ser tan graves como los actos, y en muchas ocasiones hasta peores.
De pronto, la actitud de algunos, en el caso de la señora que insultaba a sus vecinos, fue la del cómplice, la de la persona que ve las injusticias, pero no dice nada; y que prefiere guardar silencio, por no adoptar un compromiso con su fe, o no comprometerse con aquellos que sufren por las malas acciones de los demás. No es ésta una actitud cristiana.
Sucede muchas veces, como en los casos de violencia doméstica, cuando se dice: “En asuntos de marido y mujer yo no me meto”. Se da igualmente en diversas circunstancias, cuando se señala: “Ese no es mi problema”, “A mi no me importa”, “Que resuelva él” y se pasa indiferente frente a los problemas de la comunidad.
Se ve también en el campo de la política, cuando no se asume una postura responsable y se cae en una conducta que refleja aquello del “mínimo esfuerzo”. Se observa cuando la gente prefiere no hacer nada por un cambio, porque a fin de cuentas, “todos los políticos son iguales”.
Se llaman “pecados de omisión”, tan graves como los pecados que implican una acción de las personas, aunque no se noten; y son, en muchas formas, omisiones que se traducen en “el silencio cómplice”, que permite realizar sus fechorías a quienes practican el mal.


Páginas vistas en total

Wikipedia

Resultados de la búsqueda