miércoles, 29 de abril de 2009

HÉCTOR LÓPEZ EN RETROSPECTIVA









HÉCTOR LÓPEZ, DURANTE UNA VISITA AL ESTADIO NACIONAL ROD CAREW, EN CIUDAD DE PANAMÁ.
FOTO: ERNESTO  B. M c NALLY C.











Hablar de Héctor López, es referirse al mejor béisbol del planeta, en tiempos en que llegar a las Ligas Mayores, era algo más que jugar bien a la pelota.

Héctor López siempre será considerado como un icono del béisbol panameño. Nacido en la provincia de Colón, el 8 de julio de 1929, comenzó a jugar pelota cuando asistía a la escuela en la Zona del Canal, en Silver City; una comunidad que hoy se conoce como Arco Iris.
Su padre se llamó Manuel Headly López, y su madre era la señora Maud Forbe. El interés por jugar béisbol, en el pequeño Héctor, se inició a raíz de los juegos que su escuela realizaba contra otra de la Zona del Canal. Sus habilidades, poco a poco pudieron ser vistas en los Campeonatos Nacionales de Béisbol Aficionado, en los que jugó sólo en dos o tres temporadas; precisamente, porque fue firmado para jugar béisbol profesional.
Como pelotero, se distinguió por su versatilidad y bateo. Podía jugar diversas posiciones. Su ascenso a las Grandes ligas fue rápido. En la Liga Internacional, en la que participó en el 54, bateó para .316 y fue considerado el novato del año. Era un bateador de contacto, pero como él mismo dice, si le daban un pitcheo como para sacarla del estadio, él lo hacía.
López fue promovido a la Gran Carpa, en 1955, poco después que Humberto Robinson, el primer panameño en hacerlo. Héctor subió con los Atléticos de Filadelfia, que luego se mudaron de ciudad, y se llamaron Atléticos de Kansas City; hoy conocidos como Atléticos de Oakland.
En aquellos días, los Atléticos eran considerados un farm team de los Yankees de New York, y se cambiaban jugadores veteranos de Los Mulos, por jugadores jóvenes de los Atléticos; por lo que López fue transferido al equipo neoyorquino, en 1959, junto al pitcher Ralph Terry, por cuatro o cinco peloteros de la Gran Manzana.
Y allí comenzó una nueva historia. Jugó cinco Series Mundiales con los Bombarderos del Bronx y, en repetidas oportunidades fue su cuarto bate, en tiempos de Roger Maris, Yogi Berra, Mikey Mantle, Elston Howard, Bobby Ridchardson y Whitey Ford; por mencionar sólo algunos. En 1960 y 1961 los Yankees ganaron el Clásico de otoño, pero fue en el 61, que el canalero tuvo su mejor serie, con un cuadrangular, un triple y siete carreras empujadas. Bateó para .333 de promedio.
Cuando se retiró, López había jugado 12 temporadas en Grandes Ligas, cuatro con los Atléticos de Filadelfia y ocho con los Yankees; además de haber asistido a la Serie del Caribe de 1960, con el equipo del Marlboro, que ocupó el segundo lugar, detrás de los Elefantes de Cienfuegos, y en la que el panameño bateó tres jonrones y fue el líder en aquel departamento, empatado con Felix Torres y Herman Davis.
Posteriormente, Héctor López se ha dedicado a dirigir y a preparar a los muchachos de los Yankees de New York, en las ligas menores. En Panamá, dirigió al equipo campeón de PROBEIS, en la fenecida liga de béisbol profesional, hace algunos años. En Estados Unidos, fue el primer director “de color” en dirigir un equipo de triple A (AAA), los Buffalo Bisons.
En esta ocasión, con motivo de su última visita a Panamá, en el marco de los entrenamientos del equipo panameño que participó en el pasado Clásico Mundial, La République le abordó en el Rod Carew, para realizarle una entrevista de semblanza, y esto fue lo que señaló:
Periodista: ¿Dónde nació usted?
Héctor López: (En el Estadio Rod Carew, en un lugar cerrado, con una ligera risa reflejada en el rostro) Yo nací en Colón, el 8 de julio de 1929.
Periodista: ¿Cómo se llamaban sus padres?
Héctor López: Mi padre se llamó Manuel Headly López y mi mamá era Maud Forbe.
Periodista: ¿Cómo comenzó su carrera, aquí en Panamá?
Héctor López: Bueno, yo fui a la escuela de la Zona, en la Zona del Canal, Silver City, que es ahora Arco Iris; y en la escuela había un equipo que jugaba contra gente en la Zona, escuela de la Zona, y así yo puse interés en jugar pelota.
Periodista: ¿Jugó aquí en Campeonatos Nacionales, verdad?
Héctor López: Dos o tres, yo creo, se me olvidó; yo creía que eran dos, y al tercer año me botaron, porque yo firmé un contrato profesional.
Periodista: ¿Usted era un bateador de poder o era un bateador de contacto?
Héctor López: Yo era de todo, y si me daban un pitcheo ahí, para meterla afuera, yo iba a hacerlo, sí… Pero yo soy un bateador de contacto.
Periodista: Tengo entendido que su ascenso a las Grandes Ligas fue rápido.
Héctor López: Oh… Muy rápido, sí… Creo que es... Cómo se dice... Tres o cuatro años en ligas menores; desde el 51 hasta el 55.
Periodista: Usted jugó en la Liga internacional, en el 54, y bateó para .316. Fue considerado novato del año en esa liga.
Héctor López: Claro, en esa liga, claro que sí.
Periodista: ¿Con qué equipo ascendió, qué equipo profesional?
Héctor López: Los Atléticos de Kansas City, pero lo que paso, yo fui a las Grandes Ligas en el 54, nadie sabe eso, con los Atléticos de Filadelfia, pero el próximo año ellos se cambiaron y vendieron el equipo para Kansas City.
Periodista: ¿Cómo llegó a los Yankees de Nueva York?
Héctor López: Bueno, hicieron un cambio. Ralph y yo, por cuatro o cinco peloteros de los Yankees. En ese tiempo la gente dice que Kansas City era un farm team
- ¿Sucursales es la palabra, no? -, de los Yankees, porque siempre estaban haciendo cambio con los Yankees.
Periodista: Tengo una pregunta…Eran tiempos difíciles, tengo entendido, con esto de la discriminación racial. ¿Cómo hacía, cómo era la vida de un pelotero, primero latino, y después tener que ir allá y, bueno, enfrentarse a esa situación, cómo fue?
Héctor López: Me fue…. Está bien, porque yo hice lo que tenía que hacer, sí. El cambio no es mucho para mí. Uno tiene que hacer lo que tiene que hacer, cuando llegue a donde va; donde vaya tiene que coger su tiempo y aprender lo que está haciendo…¿Me explico?
Periodista: ¿Qué sintió usted en ser el segundo panameño en subir a las Grandes Ligas?
Héctor López: Me sentí bien, eso fue un gran honor para mí, porque mi compañero fue Humberto Robinson, que fue el primero ¿Okey? Pero… Eh, así es la pelota; primero, segundo, tercero; eso no importa. Uno llega a las Grandes Ligas, eso es el sueño de todo pelotero, para llegar a las Grandes Ligas.
Periodista: ¿Usted jugó cuántas temporadas?
Héctor López: Doce temporadas en Grandes Ligas. Cuatro con Kansas City, Atléticos y ocho con el equipo de los Yankees.
Periodista: ¿En cuántas posiciones?
Héctor López: Uf…. En todas las posiciones, menos pitcher, catcher y primera base con los Yankees.
Periodista: ¿Tengo entendido que usted jugó cinco Series Mundiales?
Héctor López: Claro.
Periodista: ¿Cuál fue su mejor año, tengo entendido que fue el 61, no?
Héctor López: Sí, el 61, cuando jugamos con los Reds de Cincinnati.
Periodista: ¿Nos puede dar nombres de algunos de sus compañeros?
Héctor López: Claro…Había Mikey Mantle, Yogi Berra, Elston Howard, Bob Hale, Bobby Richardson. - ¿Quién más? -. Whitey Ford, Luis Arroyo. Había la gente grande en esa liga. Era en el mismo año, en el 61… Había en el mismo año Mantle y Maris peleando por el...
- ¿Cómo se dice? -. Campeón jonronero.
Periodista: Le quiero hacer una pregunta… ¿Usted fue el cuarto bate de los Yankees?
Héctor López: Claro, yo bateaba segundo, tercero, cuarto, quinto, sexto.
Periodista: ¿Con toda esa gallada que usted mencionó?
Héctor López: (Se ríe un poco) Claro, se entiende, se entiende… Yo batié muchas veces cuarto bate de los Yankees.
Periodista: ¿Sentía mucha presión?
Héctor López: No, presión, no. ¡Soy pelotero! Tengo que hacer lo que tengo que hacer. Sino, no iba a estar con ese equipo.
Periodista: Bueno… ¿Usted, después que terminó su carrera, a qué se dedicó?
Héctor López: Después de mi carrera , mi último año en las Grandes Ligas fue en el 66. ¿Okey? Después de eso fui a spring training con Anaheim, pero me cortaron, pero me dieron un trabajo en Japón, pero yo no quería ir a Japón; y quedé con un equipo de Washington Senators, que tenía un equipo ahí en Buffalo, New York, que se llamaba Buffalo Bisons. Yo estaba con ellos en el 67, 68, y el 69. Yo era el director de ese equipo y, después de eso, yo fui a trabajar con el Condado de Nassau... - ¿Cómo se dice? -. Con especialidad de recreación, de consultor; y estaba dando clínicas y todo eso allá, en el Condado de Nassau.
Periodista: ¿Dónde queda el Condado de Nassau?
Héctor López: Nassau, allá en New York, Long Island, New York.
Periodista: Tengo entendido que usted tiene un récord en Campeonatos Nacionales, tres batazos de cuadrangular en un solo juego.
Héctor López: Claro, en las tres ligas.
Periodista: ¿Cuántos años tiene de trabajar con los Yankees?
Héctor López: Uf…El último trabajo que tenía con los Yankees tiene 16 años. Antes de eso hice unos cuantos trabajos, por aquí, por allá; eso fue en el 70, por ahí. Pero mi último trabajo con los Yankees era en las ligas menores, 16 años; allá en Tampa, donde entrenan las ligas menores, y a veces, voy a spring training.
Periodista: Usted ha visto crecer beisbolísticamente a las luminarias del presente, a todos, Carlos Lee, a Rod Carew, a todos…
Héctor López: Si, yo los he visto, porque ese es el que está detrás de mí, Yo lo conoce porque yo los veo jugando y todo eso…
Periodista: Tengo una pregunta… ¿Su familia vive aquí o está toda radicada en E.U.?
Héctor López: ( Se ríe) Yo tengo familia aquí, pero toda mi familia está allá en Estados Unidos. Yo tengo una hermana, dos primitas, sobrinos, un hermano; están aquí, pero la mayoría de mi familia está allá, en Estados Unidos.
Periodista: ¿Y usted, es actualmente casado?
Héctor López: Claro, yo estoy casado, tengo dos niños. Tenía cuatro, pero se murió dos. Ahora tengo dos, que viven allá en Nueva York.
Periodista: ¿Dónde está radicado, en qué lugar de E.U. está radicado?
Héctor López: Ahora estoy viviendo en Tampa, en el área de Tampa, 45 millas norte de Tampa, donde vivo yo. Se llama Hudson, Florida.
Periodista: ¿Qué siente al ver allá, a los peloteros panameños que van en ascenso?
Héctor López: No, yo estoy con ellos. En la liga donde yo estaba, en la Rookie League, eran panameños, yo siempre estaba hablando con ellos, a vacilar con ellos, a tratar de llegarles; y todo, eso es un buen alud, para ellos, los panameños tenemos que levantar el nombre de Panamá en el béis. Que lástima que aquí no hay pelota profesional, eso es muy importante para tener aquí en la República.
Periodista: Lo he visto un poco…Vine ayer, lo vi un poco, cómo pensativo… ¿Cómo ve el béisbol aquí?
Héctor López: Se ve bien, el béisbol aquí está mejorando. Ahora tienen el Campeonato Nacional, eso es…Lo que pasa aquí - esa es mi opinión -, yo creo que no juegan suficiente pelota. Después que termina esto, el pelotero no hace nada. No juega, ni nada.
Periodista: ¿Y comparado con otros países?
Héctor López: Estamos un poquito debajo de esa gente, pero estamos haciendo bien. No podemos pensar en el otro país y todo. Lo que tenemos que hacer aquí, es tratar de hacer peloteros. Pero como yo te dije enantes, es muy importante si los comerciantes…Acuérdate…Una liga profesional…Así los jóvenes van a pensar: "Yo quiero jugar profesional, yo quiero jugar allí". Eso ayuda mucho a la pelota aquí en Panamá.
Periodista: Ya para terminar… ¿Qué nos puede añadir? Algo que usted crea que se no se ha preguntado.
Héctor López: Bueno, estamos aquí y esa es una gran cosa para mí y para ayudar al país en este béis, el Clásico Mundial. Yo voy a hacer lo mejor posible; por ahora, todo lo que yo puedo hacer ahora es tratar de poner a los muchachos en forma y prepararlos para jugar pelota y pensar para poner en la mente, que nosotros podemos ganar esta cosa. Nosotros estamos un poco … Los números están un poco contra nosotros, porque los otros equipos tienen 20, 30 peloteros de Grandes Ligas; pero eso no quiere decir nada, el juego tiene que estar allá, en el terreno y, nosotros los podemos sorprender a esa gente, si llegamos allí, preparados para jugar pelota.

CITAS



"Pórtense como hijos de la luz, con bondad, con justicia y según la verdad".

Ef. 5, 8b-9.


"Por los caminos del mundo el divino viajero continúa haciéndose nuestro compañero".

Juan Pablo II.


¡Ay de mí si no evangelizo!

1 Cor. 9, 16.


''Ama

Sin reclamar nada, porque el amor es desinteresado.

Sin calcular desventajas, porque el amor es sacrificarse.

Sin poner condiciones, porque el amor es darse.

Sin fecha y sin espacio, porque el amor lo llena todo''.

Autor desconocido.


"El hombre ama lo que tiene, pero desconoce lo que no ama".

Ernesto B. Mc Nally C.


''Ámense los unos a los otros como yo los he amado''.

Cristo.


"Si el dinero hace mucho, la oración lo obtiene todo".

Don Bosco.


"El que confía en la Virgen nunca se verá defraudado".

Don Bosco.


"La superación no es cosa de la casualidad, representa la suma de todas nuestras acciones y del amor de Dios".

Ernesto B. Mc Nally C.

LIBROS RECOMENDADOS

  • DOCUMENTO CONCLUSIVO: APARECIDA. AUTOR (A): CONFERENCIA GENERAL DEL EPISCOPADO LATINOAMERICANO Y DEL CARIBE.
  • LA DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA, UN COMPROMISO PARA EL LAICO. AUTOR (A): EGLÉE ISAVA.
  • LA VIOLENCIA. AUTOR (A): BARTOLOMÉ SORGE

This Day in History

EL SILENCIO CÓMPLICE

El silencio cómplice.
Por: Ernesto Mc Nally.

EL SILENCIO CÓMPLICE

Pareciera que las malas acciones son peores que las omisiones, pero no es así.

Una señora y su familia, algo perturbada, insultaba a los vecinos y todos los días los molestaba de alguna forma. Algunas personas de la comunidad preferían no decir ni hacer nada, hasta que el asunto un día pasó a más.
En la vida, los seres humanos realizan malas acciones, pero las omisiones, pueden ser tan graves como los actos, y en muchas ocasiones hasta peores.
De pronto, la actitud de algunos, en el caso de la señora que insultaba a sus vecinos, fue la del cómplice, la de la persona que ve las injusticias, pero no dice nada; y que prefiere guardar silencio, por no adoptar un compromiso con su fe, o no comprometerse con aquellos que sufren por las malas acciones de los demás. No es ésta una actitud cristiana.
Sucede muchas veces, como en los casos de violencia doméstica, cuando se dice: “En asuntos de marido y mujer yo no me meto”. Se da igualmente en diversas circunstancias, cuando se señala: “Ese no es mi problema”, “A mi no me importa”, “Que resuelva él” y se pasa indiferente frente a los problemas de la comunidad.
Se ve también en el campo de la política, cuando no se asume una postura responsable y se cae en una conducta que refleja aquello del “mínimo esfuerzo”. Se observa cuando la gente prefiere no hacer nada por un cambio, porque a fin de cuentas, “todos los políticos son iguales”.
Se llaman “pecados de omisión”, tan graves como los pecados que implican una acción de las personas, aunque no se noten; y son, en muchas formas, omisiones que se traducen en “el silencio cómplice”, que permite realizar sus fechorías a quienes practican el mal.


Páginas vistas en total

Wikipedia

Resultados de la búsqueda