martes, 25 de agosto de 2015

RUBÉN GARCÉS: ARROJO Y SACRIFICIO COMO CLAVE DEL ÉXITO





RUBÉN GARCÉS, DESPUÉS DE UNA PRÁCTICA CON LA SELECCIÓN DE BALONCESTO DE PANAMÁ, EN LA ARENA ROBERTO DURÁN, EN LA CIUDAD DEPORTIVA IRVING SALADINO.



FOTOS: ERNESTO Mc NALLY.










LA HOJA  DE  VIDA   DEL   PÍVOT   PANAMEÑO,   RUBÉN   GARCÉS,   TIENE EN    COMÚN CON OTRAS, LA VOLUNTAD Y LA DEDICACIÓN COMO BASE DEL ÉXITO. LA RÉPUBLIQUE LE ENTREVISTÓ.

Rubén Santiago Garcés Riquelme,  nació  en Colón, un 17 de  octubre  de  1973 y sus  inicios  en   el baloncesto, en Panamá, están ligados al dirigente deportivo  Hernando Nando Arroyo, quien le invitó a participar de la selección nacional de baloncesto de Panamá.
Luego, unos entrenadores de Estados Unidos, encabezados por James Gobs, le  becaron para  Navarro Junior Collage, establecido en Corsicana, Texas; lo que le abrió el camino para  ingresar a Providdence Collage, entre otras cosas, porque es una universidad  católica y había un porcentaje alto de egresar. En aquel momento, Garcés tuvo 126 ofertas de universidades en Estados Unidos.
En Providence,  Garcés estudió ciencias sociales y administración de empresas. Su último año de universidad lo jugó lesionado, lo que  produjo  que ningún equipo le picara en el Draft de la National Basketball Association (NBA).
Garcés se operó a causa de su lesión y  estuvo fuera del baloncesto por un año.  Posteriormente retornó para jugar  en la liga de desarrollo de la NBA, conocida en aquel momento como  Continental Basketball Association (CBA).  Pronto su esfuerzo le condujo a jugar en la liga de verano con los Denver Nuggets y a ser uno de los cinco mejores jugadores en el torneo. Las ofertas vinieron después, y el quinteto seleccionado por su agente, fue el de los Suns de Phoenix. Los Warriors de Golden State se interesaron en él con posterioridad, a donde fue traspasado, antes de   jugar por aproximadamente 10 años en España. Garcés también adquirió experiencia  en Francia, Puerto Rico, México y Uruguay.
En esta ocasión, La République quiso entrevistarle en la Arena Roberto Durán, en ciudad de Panamá, en medio de un de las prácticas de la selección nacional de baloncesto de Panamá,  y esto fue lo que contestó:
Periodista: ¿Cómo se encuentra acá en Panamá?
Rubén Garcés: Por ahora muy  bien, muy contento de estar aquí compartiendo con mis compañeros, trabajando para un objetivo….
Periodista: ¿Nos puede decir cómo comenzó su carrera de baloncestista?
Rubén Garcés: (Se ríe, sentado en una silla de la Arena Roberto Durán, poco después de terminar una práctica de la selección nacional de baloncesto de Panamá) Bueno, mi carrera empezó con una visita de Nando Arroyo, que era el presidente de la Federación en ese tiempo…Y nada, él fue el que me dio a mi la primera oportunidad para jugar en la selección nacional. Después ya, de allí me vieron jugando unos entrenadores universitarios, que trajo el señor James Gobs, que te dije, y me becaron para un junior collage, en Navarro Junior Collage, que queda en Corsicana, Texas...Y  ahí jugué dos años y jugué muy bien y era uno de los mejores jugadores de esa división universitaria y me firmaron a una universidad de primera división.
Periodista: ¿Providence?
Rubén Garcés: Ahí fue donde fui a Providence.
Periodista: ¿Por qué fue a Providence?
Rubén Garcés: Claro, fui a Providence porque en realidad era una universidad pequeña y mi inglés no era muy bueno y además que era católica;  y también, a pesar de que era católica, el porcentaje de atletas que se graduaba era muy alto y me decidí a ir allá por eso.
Periodista: ¿Cuántas ofertas de universidades tenía hasta ese momento?
Rubén Garcés: Ah… Tenía 126 universidades reclutándome (se ríe)….
Periodista: ¿Qué se piensa cuando uno tiene 126 ofertas de universidades en un país como Estados Unidos?
Rubén Garcés: Muy estresante…
Periodista: ¿Por qué?
Rubén Garcés: Porque no te dejan descansar, no tienes tiempo para nada; te llaman a cada rato, tienes que cambiarte de dormitorio, cambiar de teléfono  para que no te llamen y es muy difícil concentrarte, porque todavía no has terminado tu universidad actual ni la temporada actual.
Periodista: ¿Qué carrera estudió en Providence?
Rubén Garcés: Yo estudié ciencias sociales y administración de empresas.
Periodista: ¿Son dos títulos en uno o son dos títulos diferentes?
Rubén Garcés: Son dos títulos diferentes.
GARCÉS, AL FONDO, EN UNA PRÁCTICA DE LA SELECCIÓN DE PANAMÁ
Periodista: ¿Ciencias sociales son algo así como sociología?
Rubén Garcés: Sí, sociología, psicología, juntas.
Periodista: ¿Usted fue a jugar en la NBA, pero me decía que no fue mediante el Draft, cómo sucedió eso?
Rubén Garcés: No, porque yo mi último año de la universidad lo jugué con una fractura…
Periodista: ¿A dónde, en qué parte?
Rubén Garcés: En la tibia y jugué así todo el año, a pesar que jugué bien. Y entonces, cuando llegó el tiempo que me invitaron al Draft Camp, que es donde van todos los jugadores que supuestamente van a ser “drafiados” en la NBA, todavía me salieron las resonancias  y todos los exámenes me salieron positivos por la fractura, no se habían curado las fracturas y por esa razón ningún equipo se arriesgó a picarme y ahí tuve que coger todo el año sin jugar, operarme y coger el año sin jugar; y el próximo año jugué en la liga de desarrollo de la NBA y jugué muy bien y me dieron un contrato.
Periodista: ¿Esa liga de desarrollo es la CBA?
Rubén Garcés: En esos tiempos se llamaba la CBA, ahora se llama la Liga de Desarrollo de la NBA. En esos tiempos  era la CBA, claro, ahí jugué muy bien y después jugué liga de verano con los Denver Nuggets y quedé uno de los cinco mejores jugadores en la liga de  verano y después tuve ofertas de varios equipos.
Periodista: ¿Entre ellos los  Suns de Phoenix?
Rubén Garcés: Sí, los Suns de Phoenix, que se decidió mi agente que era el mejor equipo para mí y ahí fue donde firmé.
Periodista: ¿Dígame una cosa, cómo se da eso de la transferencia a los Warriors?
Rubén Garcés: No sé, fue algo que hicieron, que los Warriors me querían y querían a otro jugador…En la NBA es así, todo es muy inesperado, tienes que estar listo para lo que venga, y se dio la transferencia y quedé jugando con los Warriors.
Periodista: Usted también tiene experiencia en Francia, Uruguay, Puerto Rico, México y jugó con Guaynabo y Pamesa Valencia. ¿Cómo fue esa experiencia en España?
Rubén Garcés: En España todo fue muy bien, claro…Fueron nueve, 10 años que jugué ahí, que fue muy fácil adaptarme por el idioma, claro e hice muchos amigos allá y nada…La liga es muy buena, muy organizada y el baloncesto es muy desarrollado allá.
Periodista: ¿Es similar a la NBA o tiene un nivel más bajo?
Rubén Garcés: No, es la segunda liga más importante del mundo. Es profesional, similar a la NBA, pero yo creo que es un poco más exigente porque allá…En la NBA es una liga de especialistas; si reboteas bien estás en la NBA, si taponeas bien estás en la NBA, si defiendes bien estás en la NBA; en Europa tienes que tener la habilidad de hacer un poco de todo, así que es un poco más complicado en Europa.
Periodista: ¿Dígame una cosa, usted jugó en Francia?
Rubén Garcés: Si, jugué con Asvel, que queda en Villeurbanne, en Francia, y jugué dos meses ahí para reforzar el equipo, para final de la temporada.
Periodista: ¿Qué posición jugaba en Europa?
Rubén Garcés: En Europa jugaba de cinco siempre.
Periodista: ¿O  sea…?
Rubén Garcés: Pívot.
Periodista: ¿Y en la NBA?
Rubén Garcés: Jugaba de ala – pívot, sí.
Periodista: ¿De strong forward?
Rubén Garcés: De strong forward.
Periodista: ¿La experiencia en Puerto Rico cómo fue? Con Guaynabo.
Rubén Garcés: Mi primer año fue con Arecibo, que jugué con David, con el entrenador de la selección nacional y después el segundo año con Guaynabo…
Periodista: ¿Los Mets?
Rubén Garcés: Sí, con los Mets, la liga es muy dura y es profesional, muy bien organizada.
Periodista: ¿También estuvo en Uruguay?
Rubén Garcés: Sí…
Periodista: ¿Cómo es la liga uruguaya?
Rubén Garcés: Es similar a la liga española; claro, con menos dinero, pero está forjada a la imagen de la liga española.
Periodista: ¿Usted qué recomienda, estudiar o dedicarse a los deportes?
Rubén Garcés: A los jóvenes, los dos, se estudia y se hace deporte. Claro, es lo esencial, es como yo crecí y es la cultura en Estados Unidos y yo creo que aquí se puede hacer lo mismo.
Periodista: Como despedida, unas palabras para el público, para la juventud especialmente.
Rubén Garcés: Que sigan sus metas, que sigan estudiando y sigan haciendo deporte y que se forjen una meta y sigan por ese camino.

CITAS



"Pórtense como hijos de la luz, con bondad, con justicia y según la verdad".

Ef. 5, 8b-9.


"Por los caminos del mundo el divino viajero continúa haciéndose nuestro compañero".

Juan Pablo II.


¡Ay de mí si no evangelizo!

1 Cor. 9, 16.


''Ama

Sin reclamar nada, porque el amor es desinteresado.

Sin calcular desventajas, porque el amor es sacrificarse.

Sin poner condiciones, porque el amor es darse.

Sin fecha y sin espacio, porque el amor lo llena todo''.

Autor desconocido.


"El hombre ama lo que tiene, pero desconoce lo que no ama".

Ernesto B. Mc Nally C.


''Ámense los unos a los otros como yo los he amado''.

Cristo.


"Si el dinero hace mucho, la oración lo obtiene todo".

Don Bosco.


"El que confía en la Virgen nunca se verá defraudado".

Don Bosco.


"La superación no es cosa de la casualidad, representa la suma de todas nuestras acciones y del amor de Dios".

Ernesto B. Mc Nally C.

LIBROS RECOMENDADOS

  • DOCUMENTO CONCLUSIVO: APARECIDA. AUTOR (A): CONFERENCIA GENERAL DEL EPISCOPADO LATINOAMERICANO Y DEL CARIBE.
  • LA DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA, UN COMPROMISO PARA EL LAICO. AUTOR (A): EGLÉE ISAVA.
  • LA VIOLENCIA. AUTOR (A): BARTOLOMÉ SORGE

This Day in History

EL SILENCIO CÓMPLICE

El silencio cómplice.
Por: Ernesto Mc Nally.

EL SILENCIO CÓMPLICE

Pareciera que las malas acciones son peores que las omisiones, pero no es así.

Una señora y su familia, algo perturbada, insultaba a los vecinos y todos los días los molestaba de alguna forma. Algunas personas de la comunidad preferían no decir ni hacer nada, hasta que el asunto un día pasó a más.
En la vida, los seres humanos realizan malas acciones, pero las omisiones, pueden ser tan graves como los actos, y en muchas ocasiones hasta peores.
De pronto, la actitud de algunos, en el caso de la señora que insultaba a sus vecinos, fue la del cómplice, la de la persona que ve las injusticias, pero no dice nada; y que prefiere guardar silencio, por no adoptar un compromiso con su fe, o no comprometerse con aquellos que sufren por las malas acciones de los demás. No es ésta una actitud cristiana.
Sucede muchas veces, como en los casos de violencia doméstica, cuando se dice: “En asuntos de marido y mujer yo no me meto”. Se da igualmente en diversas circunstancias, cuando se señala: “Ese no es mi problema”, “A mi no me importa”, “Que resuelva él” y se pasa indiferente frente a los problemas de la comunidad.
Se ve también en el campo de la política, cuando no se asume una postura responsable y se cae en una conducta que refleja aquello del “mínimo esfuerzo”. Se observa cuando la gente prefiere no hacer nada por un cambio, porque a fin de cuentas, “todos los políticos son iguales”.
Se llaman “pecados de omisión”, tan graves como los pecados que implican una acción de las personas, aunque no se noten; y son, en muchas formas, omisiones que se traducen en “el silencio cómplice”, que permite realizar sus fechorías a quienes practican el mal.


Páginas vistas en total

Wikipedia

Resultados de la búsqueda