martes, 18 de noviembre de 2008

CARLOS LEE: EN EL CÍRCULO DE ESPERA

Mientras espera reponerse de una lesión, que le alejó del béisbol en la Carpa Grande, Carlos Lee acompañó a Rodney Carew en una de las clínicas que dictó el otrora jugador de los Mellizos de Minnesota y los Angelinos de California.



Olmedo Sáenz, Rod Carew, el hijo de Carlos Lee y
su padre.


Carlos Lee, en compañía de su hijo, y con cierta felicidad reflejada en el rostro, acompañó al ex Grandes Ligas, Rodney Cline Carew, a una de sus clínicas, que dictó el legionario toletero, en Ciudad de Panamá.
Al pelotero coclesano le esperan grandes retos que afrontar en las temporadas venideras, si es que quiere acercarse un tanto, al único Hall of Fame, que ha dado Panamá. Lo cierto, es que actualmente se recupera de una lesión, que le alejó de los campos de béisbol, en la recién clausurada temporada, en Estados Unidos.
Abordado por la prensa, el jugador coclesano, no pudo ocultar su optimismo y felicidad, mientras se esforzaba por mantener, un tanto tranquilo a su pequeño hijo. “Sí, sí, ya estamos mejorando, ya vamos a comenzar, lo que es la terapia; y bueno, esperamos que todo salga bien”, manifestó el jugador de los Astros de Houston; que subiera a las Grandes Ligas, con los Medias Blancas de Chicago, equipo que le firmó a los 17 años.
El espigado pelotero, que este año mantuvo un promedio de bateo, por encima de los .300, indicó a La République, que la fama no le ha cambiado. “No hombre…. Para nada… Todo se mantiene igual, y allí, lo mismo”, señaló con alegría, el oriundo de la provincia de Coclé, en Panamá.
Y lo de los caballos lo lleva, prácticamente en la sangre; por lo menos así lo reflejó, cuando, cuestionado por la prensa, indicó que desde chico le gustaron. “Ah… No… Siempre, siempre he tenido… Tenido caballitos… Y la finca, y eso…Y bueno, ahora de un poquito de más alta escala”, acotó Lee; a quien precisamente le apodan, “El Caballo”.

CITAS



"Pórtense como hijos de la luz, con bondad, con justicia y según la verdad".

Ef. 5, 8b-9.


"Por los caminos del mundo el divino viajero continúa haciéndose nuestro compañero".

Juan Pablo II.


¡Ay de mí si no evangelizo!

1 Cor. 9, 16.


''Ama

Sin reclamar nada, porque el amor es desinteresado.

Sin calcular desventajas, porque el amor es sacrificarse.

Sin poner condiciones, porque el amor es darse.

Sin fecha y sin espacio, porque el amor lo llena todo''.

Autor desconocido.


"El hombre ama lo que tiene, pero desconoce lo que no ama".

Ernesto B. Mc Nally C.


''Ámense los unos a los otros como yo los he amado''.

Cristo.


"Si el dinero hace mucho, la oración lo obtiene todo".

Don Bosco.


"El que confía en la Virgen nunca se verá defraudado".

Don Bosco.


"La superación no es cosa de la casualidad, representa la suma de todas nuestras acciones y del amor de Dios".

Ernesto B. Mc Nally C.

LIBROS RECOMENDADOS

  • DOCUMENTO CONCLUSIVO: APARECIDA. AUTOR (A): CONFERENCIA GENERAL DEL EPISCOPADO LATINOAMERICANO Y DEL CARIBE.
  • LA DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA, UN COMPROMISO PARA EL LAICO. AUTOR (A): EGLÉE ISAVA.
  • LA VIOLENCIA. AUTOR (A): BARTOLOMÉ SORGE

This Day in History

EL SILENCIO CÓMPLICE

El silencio cómplice.
Por: Ernesto Mc Nally.

EL SILENCIO CÓMPLICE

Pareciera que las malas acciones son peores que las omisiones, pero no es así.

Una señora y su familia, algo perturbada, insultaba a los vecinos y todos los días los molestaba de alguna forma. Algunas personas de la comunidad preferían no decir ni hacer nada, hasta que el asunto un día pasó a más.
En la vida, los seres humanos realizan malas acciones, pero las omisiones, pueden ser tan graves como los actos, y en muchas ocasiones hasta peores.
De pronto, la actitud de algunos, en el caso de la señora que insultaba a sus vecinos, fue la del cómplice, la de la persona que ve las injusticias, pero no dice nada; y que prefiere guardar silencio, por no adoptar un compromiso con su fe, o no comprometerse con aquellos que sufren por las malas acciones de los demás. No es ésta una actitud cristiana.
Sucede muchas veces, como en los casos de violencia doméstica, cuando se dice: “En asuntos de marido y mujer yo no me meto”. Se da igualmente en diversas circunstancias, cuando se señala: “Ese no es mi problema”, “A mi no me importa”, “Que resuelva él” y se pasa indiferente frente a los problemas de la comunidad.
Se ve también en el campo de la política, cuando no se asume una postura responsable y se cae en una conducta que refleja aquello del “mínimo esfuerzo”. Se observa cuando la gente prefiere no hacer nada por un cambio, porque a fin de cuentas, “todos los políticos son iguales”.
Se llaman “pecados de omisión”, tan graves como los pecados que implican una acción de las personas, aunque no se noten; y son, en muchas formas, omisiones que se traducen en “el silencio cómplice”, que permite realizar sus fechorías a quienes practican el mal.


Páginas vistas en total

Wikipedia

Resultados de la búsqueda