viernes, 15 de mayo de 2009

UN CAMPEONATO A PUERTAS CERRADAS


La novena de Los Santos se llevó el Campeonato Nacional de Béisbol Mayor, en el Remón Cantera de Aguadulce, pero, a puertas cerradas.

La gripe porcina, al igual que en México u otros países, ha provocado la instauración de medidas de sanidad, incluyendo al deporte.
Anoche, Los Santos y Panamá Metro se jugaron el Campeonato Nacional de Béisbol Mayor, pero a puertas cerradas; aunque, con un saldo favorable para los de la Península de Azuero.
Ramiro Mendoza estuvo en la lomita de los sustos por el combinado santeño, y a la postre lanzó toda la distancia, y fue escogido como el jugador más valioso de la serie final; además de acreditarse el triunfo, 7 carreras por 3. El capitalino, Johnny Córdoba cargó con la derrota, tras lanzar tres episodios y un tercio.
Los santeños anotaron sus dos primeras rayitas en el segundo episodio, y en el cuarto añadieron dos más. Ya en el sexto capítulo, los azuerenses ganaban 7 a 1, pero en el octavo los metropolitanos anotaron dos carreras, con un cuadrangular del tercera base, Avelino Asprilla; que en su turno anterior, se había ponchado con dos hombres en base, uno en primera y el otro en segunda.
El último out lo sacó el ex Grandes Ligas, Ramiro Mendoza, por medio de un englobado a los jardines; que por momentos amenazó con caer de imparable, pero con poca relevancia, dada la diferencia en el marcador.
La serie entre ambos equipos se había prolongado con las dos últimas victorias metropolitanas; y quizás la posposición del séptimo encuentro, a causa de las lluvias en Santiago de Veraguas, ayer, le dio algo más de aire a los hoy, campeones del béisbol nacional mayor.
Los metropolitanos venían de una serie de siete partidos contra la novena de Bocas del Toro, y se decía que estaban más cansados que los santeños, que despacharon a Chiriquí en cinco partidos y quedaron a la espera de sus oponentes, por espacio de aproximadamente ocho días.
Finalmente, los santeños han obtenido otro gallardete, el segundo de manera consecutiva; esta vez, ante un Panamá Metro, que marcó la diferencia durante casi todo el campeonato, y en el cual, su director, Cristóbal Girón, ha resultado el manager del año.

jueves, 14 de mayo de 2009

CARDENAL GIOVANNI BATTISTA RE EN PANAMÁ




El cardenal ofició la Misa previa al acto de develación de la estatua de Juan Pablo II, en conmemoración a la visita que hiciera el Sumo Pontífice polaco a Panamá.






El prefecto de la Congregación para los Obispos y presidente de la Pontificia Comisión para América Latina, cardenal Giovanni Battista Re, presidió la Eucaristía en conmemoración de la visita que hiciera Juan Pablo II, a Panamá, en 1983.
En forma sencilla, el Cardenal recordó al sucesor de San Pedro, a la vez que expresó su alegría por inaugurar el monumento que Panamá le ha dedicado al fallecido Papa polaco. “Es un signo de reconocimiento por todo lo que el Papa hizo por Panamá, por la Iglesia y por el mundo”, señaló el Cardenal, ante más de un centenar de asistentes a la Catedral Metropolitana, el pasado sábado.
En su homilía, el Cardenal centró su discurso el la figura de Juan Pablo II, de quien dijo que fue, “un insigne testigo de Cristo y del Evangelio, que iluminó, que confirmó nuestra fe y abrió nuestros corazones a la esperanza”.
El cardenal Battista Re, también aludió a dos frases de mucha importancia, expresadas por el otrora Vicario de Cristo. La primera: “No tengáis miedo, abran las puertas a Cristo”, exteriorizada al inició del pontificado de Karol Wojtyla, y que implica una “invitación a acoger con confianza a Cristo y su mensaje, que ilumina el misterio del hombre”, indicó el Purpurado.
Este mensaje, añadió el Cardenal Batista Re, fue manifestado por el difunto Papa, en reiteradas ocasiones y; en tonos siempre más fuertes, en el curso de sus 26 años de pontificado. – Y añadió el Prelado, al referirse a Wojtyla -, “y lo ha llevado personalmente, hasta los confines de la tierra, en sus viajes apostólicos”.
La segunda frase atribuida al Papa polaco fue: “El Redentor del hombre, Jesucristo, es el centro del cosmos y de la historia”. Estas palabras, relacionadas con la primera encíclica de Sumo Pontífice, “fueron como una trompeta de batalla, que ha convocado a un renacimiento religioso, centrando todo, en la persona de Jesucristo”, indicó el cardenal Battista Re.
El Cardenal también aludió a las virtudes de Juan Pablo II. Se ha referido Battista Re, a la capacidad del fallecido Papa, de hablar a las multitudes, inclusive en diversos idiomas; al atractivo que éste ejercía sobre la juventud; a su fuerza de ánimo y a su sentido de humanidad, además de la profundidad de su pensamiento.
El Cardenal añadió, en su homilía, que lo que más le impresionó del papa Juan Pablo II, fue la intensidad de su oración. “Una oración profunda e íntimamente personal; y al mismo tiempo estrechamente unida a la tradición y a la piedad de la Iglesia. Llamaba la atención el modo como él se abandonaba a la oración”, acotó el Purpurado.
Además, Battista Re aludió a los frutos de la oración, en referencia a Juan Pablo II. “En su vida era evidente una admirable síntesis entre la oración y la acción. La fuente de la fecundidad de su actuar, estaba precisamente, en la oración”, indicó el Cardenal. “ÉL estaba convencido de que su principal servicio a la Iglesia y la humanidad, era el de la oración”, añadió el Prefecto de la Congregación para los Obispos.
El Prelado no descartó la devoción mariana del obispo de Roma, Juan Pablo II. Por María también se llega a Cristo, el Redentor del mundo. La frase “totus tous” (todo tuyo), se escuchó nuevamente, al recordarse la figura del Sumo Pontífice, y su experiencia espiritual y física. “El realizó en su vida, la máxima: A Jesús por María”, añadió el Cardenal.
El Papa nos ha enseñado - dijo el Purpurado -, que la vida es un don, “aceptando lo que Dios dispone y soportando también los sufrimientos; en ocasiones, no pequeñas, como camino para unirse a la cruz de Cristo”.
La confianza en Dios y a la Santísima Virgen, de este Papa, fue algo inquebrantable, añadió Battista Ré, al referirse al inexistente temor que tenía Juan Pablo II a la muerte; que más bien veía como la puerta que conduce al encuentro con Cristo.
También aludió el Presidente de la Pontificia Comisión para América Latina, al significado de la vida y al ejemplo que constituye Juan Pablo II, con su caminar; estrechamente ligado con su discurso. “Muchos han recibido de este Papa, esperanza y confianza, en la búsqueda del sentido de la vida. Muchos han aprendido de él, el camino que conduce a Dios. A todos nos gira esta invitación: avanzar sin miedo en la senda de la fidelidad al Evangelio de Cristo y la exhortación a cooperar generosamente, en la realización de una humanidad, más justa y solidaria; a ser constructores de esperanza y operadores de paz”, acotó el Cardenal.
El Vicario de Cristo fue un gran hombre, un gran papa y un gran santo, según lo manifestó el Purpurado en su homilía. “Un Papa que supo cumplir con su ministerio, como sucesor del apóstol Pedro; confirmando a sus hermanos en la fe, proclamando con fuerte fidelidad la palabra de Dios, visitando y animando a las comunidades cristianas extendidas en los cinco continentes”, puntualizó Battista Re.

SAN PABLO EN SEGUNDA PARTE




Se ha inaugurado en la Universidad Santa María La Antigua, la segunda parte del diplomado sobre San Pablo, dictado por el padre Gustavo Nova.
Dicen que las segundas partes nunca son buenas, pero en el caso del diplomado sobre San Pablo, inaugurado este lunes en la Universidad Santa María La Antigua, hay que hacer una excepción.
La actividad se extenderá hasta el viernes 15 de mayo, y cuenta con la participación del padre Gustavo Nova Nova, de la Sociedad San Pablo, quien tiene más de 20 años de experiencia en los avatares de la educación, y que actualmente es docente en el Seminario Mayor San José, de la capital panameña.
En una primera jornada, se ha examinado la actitud del Apóstol frente a los retos de la evangelización; es decir, el ser punto y el ser puente, a pesar de que en su época, tal actitud le representaba fácilmente la muerte, a cualquiera que osara semejante misión.
Se dice que Pablo fue punto, porque abrió una brecha para desarrollar el proyecto cristiano que, en medio de sociedades politeístas, marcaba la diferencia por ser una propuesta ética. Se cuenta que el Apóstol fue puente, por su actitud de conciliador entre griegos, hebreos y gentiles.
Y esto de ser punto y de ser puente, no se ha quedado ahí. Se ha dicho que cada cristiano ha de ser lo mismo que Pablo; ser punto y ser puente, buscar lo que nos une y dejar lo que nos separa.
Igualmente se ha escuchado al padre Gustavo Nova, referirse a las fuentes de la teología de Pablo, que han resultado ser la Biblia y la tradición judía; pero sobre todo, la Biblia, que Pablo llega a citar, frecuentemente en sus cartas.
Además, se ha discurrido en la apertura del diplomado, sobre aquello de que Pablo no fue indispensable en el proyecto cristiano, pero sí útil. Dios – como lo señala el padre Nova –, se valió de la cultura de Apóstol de los Gentiles, para desarrollar la tarea de la evangelización de otros pueblos. Como quien dice: - Recordad que Pablo era fariseo, que conocía las Escrituras y que además, dominaba el griego y el hebreo -.
También, y gracias a las delicias de la tecnología, se ha podido ubicar al Pablo predicador, justamente en el tiempo y el espacio que le correspondió vivir; en medio de diversas culturas, ya fuera con los judíos o con los paganos; en Efeso, o camino de Damasco, cuando sufre aquel accidente y, donde el Señor se le manifiesta con aquella pregunta de: “¿Por qué me persigues?”
El Padre Gustavo Nova aludió al Pablo en la historia, pero como un personaje audaz y que amó, defendió y animó a las comunidades de cristianos dentro o fuera de Jerusalén; como sucedió en Efeso y en Corinto. Y es que Pablo tenía una fuerte personalidad; era un pensador, pero además un organizador. Por eso, unos le consideraban un hombre escogido por Dios para llevar el Evangelio a las gentes; pero para otros representa un problema. Estos últimos, le conocerán como al “enemigo”, o al “falso apóstol”.
Y sobre el papel de la mujer en el peregrinar de Pablo, el padre Nova ha dicho, que al Apóstol se le puede ver como al promotor de la emancipación femenina. Se ha dado el ejemplo de Lidia, que llega a desarrollar una función administrativa en la comunidad cristiana. Es el caso de una mujer viuda, que puso su casa a favor de la causa del Evangelio, y por supuesto, es una de las tantas colaboradoras de Pablo.
En resumidas cuentas, se han tocado y se tocarán aspectos propios de la teología de
San Pablo, el San Pablo en la historia y la actitud del Apóstol de los Gentiles - como se le llama hoy, al que en una ocasión, ya muy lejana, le reconocieran como perseguidor de cristianos -.
El diplomado cuenta con el apoyo de la Universidad Santa María La Antigua, y se dicta en el Auditorio P. Benjamín Ayechu, del edificio de postgrados del mencionado centro de estudios, en Ciudad de Panamá.

martes, 5 de mayo de 2009

ADOLFO MEDRICK EN EXCLUSIVA






El carismático ex jugador de baloncesto, Adolfo Medrick, se encuentra nuevamente radicado en Panamá, y espera contribuir en algo, al deporte de sus complacencias.


Fotos: Ernesto Mc Nally.










Hablar del baloncesto panameño y pasar la hoja, sin hacer referencia a la carrera de Adolfo Medrick, sería como ir al cine y perderse una parte de la película.
Nacido en la República de Panamá, y con uno 96 de estatura, tuvo sus inicios con la selección de baloncesto canalera, gracias a la Operación Tamaño, que le permitió representar al istmo, en Tachira, Venezuela. Jugó como refuerzo en diversas ligas del continente. En Puerto Rico, fue parte de Los Brujos de Guayama, en 1981. También participó en la liga venezolana, con un quinteto de Maracay; pero sus mejores años – probablemente -, los pasó en Uruguay, país al que le dedicó 27 años de baloncesto.
Adolfo Medrick formó parte del quinteto panameño que ganó la medalla de oro en el Centrobásket de Puerto Rico, en 1981, en el que Panamá obtuvo el derecho de participar en el Mundial de Baloncesto de Colombia, de 1982; cita a la que también asistió el basquetbolista, como parte de la selección nacional de baloncesto de Panamá.
En Uruguay, firmó para jugar baloncesto, para diferentes equipos de aquel país sudamericano. Recién llegado a tierras charrúas, fue parte del Sporting; luego ficharía con otros. Jugó con el Goes, en segunda y primera división; con el Welcome, el 25 de Agosto y el Gordón; sin dejar por fuera al Nacional y al Biguá, con quien se coronó campeón sudamericano de clubes.
Se nacionalizó uruguayo, por aquellas cosas que trae la vida, y pronto fue llamado a la selección uruguaya de básket, a la que representó por algún tiempo. Con la “celeste”, ganó varios torneos basquetbolísticos; incluyendo una Copa Sudamericana de Selecciones Nacionales y un Mundial de la categoría maxi cuarenta.
Durante su carrera, Medrick fue galardonado con una pluralidad de premios, por su desempeño en el tabloncillo. El Comité Olímpico Uruguayo le nombró “Mejor jugador”, en el año 1991. También gano, en la liga charrúa, los títulos de “Mayor Anotador”, “Mejor Defensa” y “Mejor Sexto Hombre”, sólo por mencionar algo.
Después de participar como jugador en la liga uruguaya, Fito, como le apodan algunos, al otrora alero de la selección nacional de baloncesto de Panamá, se ha desempeñado como técnico de baloncesto de diversas categorías, incluyendo la infantil, juvenil y mayor.
En esta oportunidad, La République pudo conversar con el canastero, en el marco del recién clausurado curso para entrenadores de baloncesto, dictado por el técnico norteamericano Nelson Isley, y esto fue lo que dijo:
Periodista: Buenas tardes… ¿Cómo se encuentra?
Adolfo Medrick: (En el gimnasio de la Escuela Profesional, Isabel Herrera Obaldía, en las prácticas del curso para entrenadores, dictado por el técnico Nelson Isley) Buenas tardes. Bueno, me encuentro bien, acá, en este cursillo que están dando, que siempre es bueno refrescar la memoria y todo eso. ¿No?
Periodista: ¿Podría hacer un recuento de cómo comenzó su carrera y darnos algunos detalles de ésta?
Adolfo Medrick: Bueno, yo empecé con el Torneo Operación Tamaño, que era para sacar un equipo juvenil para viajar a Tachira y; bueno, llegué al equipo, después pasé al equipo nacional y allí estuve jugando hasta el año 86, que ya anteriormente había empezado a jugar en Uruguay y todo eso y; estuve 27 años por allá, jugando y viniendo a Panamá y; bueno, ahora hace tres años que estoy radicado acá en Panamá y; como ya terminé mi parte de juego y de estudio de técnico y eso, vine acá para, por lo menos devolverle algo a Panamá, a los jóvenes enseñarles a jugar el basquetbol, ya que se carece de fundamentos, y eso y; bueno, se abrió este curso de entrenadores, así que dije: “Bueno, qué más da, para venir a pasar y ver y conocer un poquito más”.
Periodista: Háblenos sobre los mundiales, tengo entendido que usted participó en el de Colombia y en el de España, ¿No? En el 82 y en el 86.
Adolfo Medrick: No, no, no…Solamente participé con Panamá en el Mundial del 82, en el 86 no fui porque me impugnaron al ser jugador nacionalizado uruguayo. Entonces no pude jugar por Panamá y Uruguay no sabía que yo estaba habilitado para jugar por ellos y yo tampoco sabía. Así que me pasé dos meses y medio entrenando con la selección de Panamá para nada.
Periodista: Háganos una síntesis, pues, de cómo fue ese Mundial en Colombia; había equipos como España, tengo entendido que el equipo español tenía mucha presión porque el equipo panameño era bueno ¿No? Entonces, háblenos de todo eso, de la altura y de todo; o sea, tengo entendido que perdieron por escasos puntos; háblenos de eso.
Adolfo Medrick: Bueno, con España perdimos en los últimos segundos, por ahí por cinco puntos. Hicimos un buen papel contra Estados Unidos, que perdimos también como por siete; algo así. Y bueno, quedamos fuera para la otra ronda, que era el consolación y; la altura no nos afectó mucho, porque tuvimos una gira por Venezuela, Puerto Rico, Brasil; inclusive no quedamos 10, 15 días en Ecuador, para adaptarnos a Bogotá. Estábamos bien, tanto físicamente y todo; pero bueno, las cosas no nos salieron como queríamos y esperábamos en el torneo y; entramos novenos en el Mundial.
Periodista: Dígame una cosa… ¿Usted cuánto mide?
Adolfo Medrick: Yo mido un metro 96.
Periodista: Eh… ¿Usted en qué colegio estudió?
Adolfo Medrick: Yo estuve en el Artes y Oficios, ahí jugué en el Artes y Oficios y después me fui a trabajar en las Fuerzas de Defensa; en esos momentos era Guardia Nacional y, de allí me fui a Uruguay, mientras jugaba con la selección.
Periodista: Una pregunta…¿Usted tuvo experiencia en Puerto Rico, verdad?
Adolfo Medrick: Sí, jugué en el año 81, en Puerto Rico, en el año 80 jugué en Venezuela también, paralelamente que jugaba yo en Uruguay.
Periodista: ¿Usted era refuerzo de qué equipo, de Guaynabo?
Adolfo Medrick: No, Guayama.
Periodista: ¿De Los Brujos?
Adolfo Medrick: Sí, Los Brujos de Guayama.
Periodista: ¿Y en qué otro país ha tenido experiencia como jugador?
Adolfo Medrick: Venezuela, que jugué con…Se me olvida…Era un equipo de Maracay, que se me olvidó el nombre y; después jugué en Uruguay y prácticamente todos los torneos internacionales con los clubes allá, que fueron Sudamericanos de Clubes y todo eso - ¿No?-, Copa Sudamericana y eso…
Periodista: ¿Usted estuvo en el Goes? Ese es un equipo sudamericano, creo.
Adolfo Medrick: Sí, estuve en el Goes, un equipo uruguayo que, ese año fui a jugar en segunda división, porque querían subir a primera y; bueno, se dio que fui a reforzarlo y subieron a primera. Cuando recién llegué jugué en Sporting. Después del Sporting, me fui para el club Biguá; después me fui para el club Gordón; no Welcome - que diga -, y después me fui para Gordón; después fui y jugué en Nacional; después me fui a Goes; de Goes volví a Gordón; después fui a Nacional; jugué en un club que jugó en primera división, en un club, ahí que se me escapa de la memoria…25 de Agosto, que había subido a primera también.
Periodista: Tengo entendido que usted fue campeón sudamericano de clubes con el Biguá. ¿Es cierto eso?
Adolfo Medrick: Sí, en el año…No…82…No. En el 92 fui campeón sudamericano con el Biguá. Salimos dos veces campeón federal, tres veces campeón liguilla; no – qué digo -, campeón invierno. Una Liguilla, dos Liguilla y un Apertura.
Periodista: Condecoraciones… ¿Cuántas ha recibido?
Adolfo Medrick: He recibido, en el año 91, recibí “El Mejor Jugador”, nombrado por el Comité Olímpico Uruguayo; he sido considerado el mejor jugador de algunos torneos; también “Mayor Anotador” y “Mejor Defensa”, “Mejor Sexto Hombre”, todas esas menciones las he tenido.
Periodista: ¿Y en tanto a la Orden Manuel Roy del 2008?
Adolfo Medrick: Bueno, si la recibí, debe ser que no estuve allí entonces, porque yo estaba acá en Panamá y yo el año pasado fui a jugar el Campeonato Panamericano de Maxi Baloncesto, que Panamá quedó tercero, ganamos medalla de bronce.
Periodista: ¿Qué fue lo que más le costó cuando llegó a Uruguay, como jugador de baloncesto?
Adolfo Medrick: Bueno, lo que siempre me afectó fue el frío. Me adapté a todo lo demás y hasta que estuve allá, incluso dirigiendo y todo eso; el frío me afectó mucho.
Periodista: ¿De dónde viene aquello de Fito?
Adolfo Medrick: Acá… Eh…Alfonso Smith El Flexible, él siempre me decía Tofi y algunos de los compañeros me decían Tofi; entonces cuando llegué allá, a Uruguay, el técnico me dijo: “¿Cuál es tu sobrenombre?”. Yo digo: “Mira, mi sobrenombre, algunos amigos me dicen Tofi”. Entonces me dice: “Ah… Debe ser Fito, por Adolfo. Entonces yo digo: “Bueno”, y quedó el Fito.
Periodista: ¿Por qué se nacionalizó uruguayo?
Adolfo Medrick: Bueno, en esos momentos era para que el club tuviera dos cuotas más de extranjero y vi la posibilidad y dije: “Bueno”, jugar y ya que, querían que yo jugara y me habían abierto las puertas para jugar allí y todo eso y me facilitaba…
Periodista: ¿Cómo fue lo de la selección de Uruguay, fue difícil, fue fácil; cómo fue?
Adolfo Medrick: Para jugar en la selección de Uruguay no me fue difícil, porque ellos al enterarse que yo estaba habilitado y ser uno de los jugadores puntuales en el torneo, me invitaron y, bueno…Me costó, porque ahí me tuve que adaptar a tener de compañeros en la selección, a jugadores que siempre los tenía de rivales. Entonces los tuve tantos años de rivales y después los tuve de compañeros en la selección; pero todos me trataron bien en la llegada; tanto el cuerpo técnico como los dirigentes, el Presidente de la Federación…Entonces, siempre me llamaban. Se dio un caso en el año 92. Yo me había lesionado en el Sudamericano de Clubes y yo no quería participar, y bueno; hicieron todo lo posible para que yo fuera, y yo no quería ir y; yo fui. Y después que fui al torneo ese, le pedí al Presidente y al cuerpo técnico que no me citaran más en el futuro, porque ya me cansaba jugar toda la temporada en el respectivo club y, después ir a la selección. Y bueno, ellos me hicieron caso, pero en el año 97, como yo había estado teniendo buena temporada en el año 97, me citaron para la selección, para ir al Sudamericano de Venezuela, que fue que después de 42 años no habían salido campeones fuera de Uruguay, no habían ganado el título de Sudamericano de Selección, y se ganó; y todos decían que era por la presencia mía, por el respeto que tenían los compañeros; que cuando yo hablaba, como ellos me escuchaban y, el compañerismo que siempre le había brindado a ellos.
Periodista: ¿Cómo es el baloncesto uruguayo, está más desarrollado que aquí en Panamá?
Adolfo Medrick: Sí, mucho más desarrollado, porque allá se trabaja desde divisiones inferiores en todas las categorías y, es una obligación, como hay clubes; todos los clubes que tienen primera, tienen que tener todas las divisiones inferiores. Igual las de segunda división y; se trabaja, pero con fundamento. Sabes… Que todo deporte, si no hay fundamento, no hay buenos jugadores y se trabaja en eso y; aparte de eso, que el nivel es bueno y alto y técnico. Es más, para decirte, que ellos tienen dos ligas, que empieza y termina y; ahí mismo arranca la otra y, se juega prácticamente, todo el año. Y son varios equipos. Acá en Panamá, son tres, cuatro, cinco equipos y no dura, pero ni tres meses.
Periodista: ¿Y en cuanto a la remuneración, cómo es?
Adolfo Medrick: Bueno, depende; depende del club, depende de la adquisición que el club quiere; depende de la categoría del jugador; depende de muchos factores…
Periodista: ¿Y en cuanto a la afición, es uno de los deportes más favorecidos, en la escala del uno al 10, en qué lugar está?
Adolfo Medrick: Bueno, el baloncesto allá está en la escala número dos, porque lo primero es el fútbol. Después el basquetbol, por la cantidad de clubes que hay, el fanatismo que hay; yo diría que el basquetbol está entre el segundo y tercer puesto.
Periodista: Dígame una cosa…¿A qué se dedica ahora aquí en Panamá?
Adolfo Medrick: Bueno, ahora mismo estoy sin trabajo; que estaba yo trabajando en la Lotería Nacional, estaba ahí de eventual, con sueldo de 300 dólares, que no me alcanzaba y, bueno, siempre la promesa que iban a dar el permanente y el aumento y, eso nunca se dio. Llevé mi currículo como entrenador y, por la experiencia mía de estar trabajando, al Instituto Nacional de Deportes y, nunca me llamaron y siempre dijeron que no había presupuesto y, ahora mismo estoy viendo para ver cómo subsisto y cómo vivo.
Periodista: Una pregunta… ¿Usted trabajó allá en Uruguay con escuelas, no; con niños?
Adolfo Medrick: Sí, trabajé con niños, con clubes y dirigí categorías inferiores y fui asistente de equipos mayores y todas las categorías: sub 23…Eh…Juveniles, infantil, cadete; todo eso lo dirigí yo, con un solo club y; hacer enseñanza, la docencia de los fundamentos también.
Periodista: Ya para finalizar…Un mensaje para la gente, para los amantes del baloncesto y para la juventud …Un mensaje para ellos.
Adolfo Medrick: Bueno, lo que más les puedo decir a los jóvenes que vienen subiendo y que le amen a este deporte, que insistan y quédense ahí, en este deporte, que este deporte es muy lindo y es mejor estar en el deporte, en cualquier deporte - aparte del basquetbol -, y alejarse de la calle, la droga, todo eso. Lo mejor para todo es el deporte, que mantiene el cuerpo sano, la mente sana y con más habilidad para estudiar, sobre todo, estudiar.

CITAS



"Pórtense como hijos de la luz, con bondad, con justicia y según la verdad".

Ef. 5, 8b-9.


"Por los caminos del mundo el divino viajero continúa haciéndose nuestro compañero".

Juan Pablo II.


¡Ay de mí si no evangelizo!

1 Cor. 9, 16.


''Ama

Sin reclamar nada, porque el amor es desinteresado.

Sin calcular desventajas, porque el amor es sacrificarse.

Sin poner condiciones, porque el amor es darse.

Sin fecha y sin espacio, porque el amor lo llena todo''.

Autor desconocido.


"El hombre ama lo que tiene, pero desconoce lo que no ama".

Ernesto B. Mc Nally C.


''Ámense los unos a los otros como yo los he amado''.

Cristo.


"Si el dinero hace mucho, la oración lo obtiene todo".

Don Bosco.


"El que confía en la Virgen nunca se verá defraudado".

Don Bosco.


"La superación no es cosa de la casualidad, representa la suma de todas nuestras acciones y del amor de Dios".

Ernesto B. Mc Nally C.

LIBROS RECOMENDADOS

  • DOCUMENTO CONCLUSIVO: APARECIDA. AUTOR (A): CONFERENCIA GENERAL DEL EPISCOPADO LATINOAMERICANO Y DEL CARIBE.
  • LA DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA, UN COMPROMISO PARA EL LAICO. AUTOR (A): EGLÉE ISAVA.
  • LA VIOLENCIA. AUTOR (A): BARTOLOMÉ SORGE

This Day in History

EL SILENCIO CÓMPLICE

El silencio cómplice.
Por: Ernesto Mc Nally.

EL SILENCIO CÓMPLICE

Pareciera que las malas acciones son peores que las omisiones, pero no es así.

Una señora y su familia, algo perturbada, insultaba a los vecinos y todos los días los molestaba de alguna forma. Algunas personas de la comunidad preferían no decir ni hacer nada, hasta que el asunto un día pasó a más.
En la vida, los seres humanos realizan malas acciones, pero las omisiones, pueden ser tan graves como los actos, y en muchas ocasiones hasta peores.
De pronto, la actitud de algunos, en el caso de la señora que insultaba a sus vecinos, fue la del cómplice, la de la persona que ve las injusticias, pero no dice nada; y que prefiere guardar silencio, por no adoptar un compromiso con su fe, o no comprometerse con aquellos que sufren por las malas acciones de los demás. No es ésta una actitud cristiana.
Sucede muchas veces, como en los casos de violencia doméstica, cuando se dice: “En asuntos de marido y mujer yo no me meto”. Se da igualmente en diversas circunstancias, cuando se señala: “Ese no es mi problema”, “A mi no me importa”, “Que resuelva él” y se pasa indiferente frente a los problemas de la comunidad.
Se ve también en el campo de la política, cuando no se asume una postura responsable y se cae en una conducta que refleja aquello del “mínimo esfuerzo”. Se observa cuando la gente prefiere no hacer nada por un cambio, porque a fin de cuentas, “todos los políticos son iguales”.
Se llaman “pecados de omisión”, tan graves como los pecados que implican una acción de las personas, aunque no se noten; y son, en muchas formas, omisiones que se traducen en “el silencio cómplice”, que permite realizar sus fechorías a quienes practican el mal.


Páginas vistas en total

Wikipedia

Resultados de la búsqueda